“Creación y/o evolución,” Tomo II:153-163
Por:  Dr. Donald T. Moore

            Escogí este título[1] en vez de "Creacionismo vs. Evolucionismo", porque no sólo hay escuelas de pensamiento que excluyen o la creación o la evolución sino hay algunas que incluyen a los dos conceptos. El arena de disputa entre los científicos y los teólogos es esencialmente el tamaño, la edad y las características del diseño del universo.

            Los temas en sí forman una parte de la cosmología, el estudio del universo como un total, la cual abarca las estructuras, el origen y el desarrollo del mismo. Unas preguntas típicas son: ¿Es el universo eterno o finito? ¿Quién o qué lo gobierna? Es esencial reconocer que todo enfoque cosmológico incluye una ciencia, una filosofía y una teología -- las tres. Además, cabe señalar que los orígenes del universo y del hombre son de interés tanto para la ciencia como para la religión. En cuanto a los orígenes se puede definir el principal desacuerdo entre la ciencia y el cristianismo de la siguiente manera:  Si la materia y la energía del universo son infinitas en cantidad y en tiempo, entonces, bajo ciertas condiciones físicas, una variedad infinita de procesos fortuitos o casuales bastarían para explicar los orígenes de las formas complejas de vida terrestre. También es cierta la casualidad si los parámetros de varias condiciones y características que se requieren para producir la vida dentro del universo son suficientemente amplios. De lo contrario, si la materia y la energía son finitas en su extensión y en tiempo o si los parámetros para la vida son estrechos, entonces eso mismo constituye fuertes evidencias para un Creador personal y trascendente. Así que el tamaño, la edad y el diseño del universo son críticos[2] en este debate.

            Cuando hablamos sobre este tema controversial de la creación y la evolución, para poder entendernos mejor es importante definir ciertos términos: Cuando decimos "creación", normalmente queremos decir que un Dios trascendente creó el universo de la nada. "Creacionismo" implica que el universo es una creación exclusiva y directa de ese Dios sin éste valerse de ningún otro mecanismo. La palabra "evolución" significa "cambio dentro del universo con el paso del tiempo"[3]. En este sentido el término aplica a la evolución estelar, al universo, al planeta tierra y a las complejas formas de vida. El "evolucionismo" se refiere a la creencia en que los únicos mecanismos para efectuar los cambios en la vida terrestre son dos: la selección natural y las mutaciones. A veces se denomina esto como "neodarwinianismo" y otras veces se le identifica como un aspecto del naturalismo secular.

            Cabe señalar, además, al principio que existen supuestos de parte de la ciencia y de parte del cristianismo y tanto el científico como el religioso ejerce fe al llegar a sus conclusiones[4].

 

Las Variadas Soluciones Cristianas

 

            Son varias y variadas las soluciones propuestas por los cristianos[5] para resolver o por lo menos reducir al mínimo el impacto de más de un siglo de conflicto entre las ciencias biológicas y la religión. Dos de estas se identifican como expresiones cristianas del fundamentalismo: el creacionismo por medio del fíat y la creación como ciencia o el creacionismo científico.

            Según el creacionismo por medio del fíat la evolución socava la doctrina bíblica de la creación y reduce el origen de los seres humanos a una casualidad ciega. Fue por medio de un acto directo que Dios al instante causó a existir casi todas las cosas existentes. Esta postura tiene tres características básicas. Primero, a Dios le tardó muy poco en efectuar la creación. El tiempo que se llevó era corto, tal vez de siete días de veinte-cuatro horas cada uno. Tal vez lo hizo en varias etapas, pero le llevó muy poco tiempo entre el comienzo y el fin de su creación.

            Segundo, se trata de una obra directa de parte de Dios. No usó ni medios indirectos ni mecanismos biológicos. Más bien todo se hizo por medio de la acción y el contacto directos del Creador. Tampoco usó materia preexistente o especies ya creadas. El primer hombre fue creado enteramente por un acto único y directo del Soberano del universo.

La tercera característica de esta postura es una lectura estrictamente literal de Génesis 1 y 2.

            Una segunda interpretación fundamentalista es la de la creación como ciencia o el creacionismo científico. Surgió a raíces del temor causado por el Sputnik ruso a finales de 1958 y la reacción en los EE. UU. al intensificar su énfasis en las ciencias en las escuelas públicas. Los líderes de la nación querían proveer una educación científica de excelencia para poder competir en el espacio. Una década más tarde el Tribunal Supremo declaró una ley antievolucionaria de Arkansas de 1928 inconstitucional y para 1970 lo mismo sucedió con otras leyes de otros estados de la nación. Como consecuencia, en muchos lugares solía enseñar exclusivamente la teoría de la evolución en las escuelas públicas y con frecuencia se enseñaba que la misma fue un hecho comprobado científicamente.

             En respuesta a estos sucesos, un grupo de creacionistas del estado de California en una petición a la Junta Estatal de Educación subrayó dos puntos: que la creación no era únicamente una creencia teísta sino que también era la enseñanza de la Creation Research Society [Institute for Creation Research]. Así que merecía ser presentado de forma igual en la enseñanza de clases de ciencia. Su segundo punto fue que la ciencia se enseñaba dentro de un marco filosófico desbalanceado, pues se vinculaba con un humanismo ateo. Por consiguiente, se debe prohibir la enseñanza de la evolución por ley.

            Conforme a esta postura de creacionismo científico, el universo tiene 10,000 años de existencia y la mayoría de las especies fueron creadas en seis días de veinte-cuatro horas cada uno. Afirmaban que se podría explicar la data geológica en cuanto a una tierra más antigua a base del diluvio global de Noé.

            En 1981 el estado de Arkansas adoptó estos conceptos en una ley, y cuando se declaró inconstitucional el siguiente año, el juez señaló que si fuera una ciencia genuina, ofrecería mecanismos para la creación, propondría estrategias para resolver diversos problemas y su hipótesis daría pruebas sin recurrir a la teología. El escritor evangélico Norman Geisler, un opositor a esta decisión, indicó que la enseñanza de una sola teoría era equivalente al fanatismo y el establecimiento de la religión de humanismo secular que promulga las siguientes tres ideas: un tipo de evolución explica el origen de la vida, la misma se apoya en la ley natural y a su vez niega la existencia de Dios.

            Esta postura de creacionismo científico ha hecho varias aportaciones a esta controversia. Primero, ha destacado problemas genuinos en la enseñanza de la ciencia, tal como su enseñanza dentro de un marco ateo, secular y humanista. Segundo, han señalado que la teoría de la evolución está fuertemente influenciada por un reduccionismo lógico, pues da explicaciones de los sistemas superiores por medio de los inferiores, y eso da la impresión de que las formas más inferiores ascendieron por medio de fuerzas naturales internas con el propósito de formar las superiores. De esta manera elimina las primeras y últimas causas y las substituye con la casualidad y el accidente como las razones para el desarrollo ascendente. Tercero, el resultado de estos prejuicios significa la enseñanza del cientificismo y el evolucionismo y eso la da un estatus cuasireligioso. Como consecuencia, se enseña una filosofía metafísica afirmando que al nivel de la investigación materialista, la ciencia investiga y representa la totalidad de la realidad y que proporciona la suma total de la verdad cognoscitiva acerca de esa realidad. Así que quedan excluidas la religión y las expresiones artísticas como medios válidos para interpretar la realidad. Por ende, la postura de creación como ciencia ha demostrado de que los juicios metafísicos del evolucionismo son religiosos.

            A pesar de sus aportaciones hay problemas y debilidades de esta postura. De una parte, no distingue claramente entre el concepto de la evolución como desarrollo o cambio dentro del tiempo y el evolucionismo que se limita a sólo dos mecanismos y, de otra, entre la ciencia y el cientificismo. Una segunda debilidad es la poca o ninguna atención que presta al género literario de los textos bíblicos y al trasfondo histórico de ellos. Pero su error fundamental es un literalismo en cuanto a la cosmología en la Biblia que les lleva a usar los mismos argumentos de aquellos que en el pasado sostenían que la Biblia enseñaba una tierra plana. Por último, busca conservar la doctrina de la creación de maneras equivocadas.

            Además de las posturas fundamentalistas, existen varias interpretaciones conservadoras para armonizar la Biblia con las teorías científicas de la evolución. Con el propósito de retener la credibilidad de la Biblia, los conservadores han tratado de demostrar la fidelidad científica de ella. Como consecuencia, han desarrollado varios enfoques para lograr esta deseada armonía. El escocés Thomas Chalmers popularizó la teoría de la brecha en 1804 que fue promulgada por C. I. Scofield y popularizada en la Biblia que lleva su nombre. Para permitir suficiente tiempo para la formación geológica, decía que una catástrofe ocurrió entre Génesis 1:1 y 1:2 y que la traducción correcta debía ser que "la tierra se hizo sin forma..." La implicación de esto es una creación perfecta en un tiempo en el pasado indefinido que después fue destruida. Según este enfoque, los seis días señalados después de Génesis l:2 son días ordinarios de reconstrucción en vez de la creación original. De esta manera se proveía un tiempo suficiente largo que permitía una explicación para una tierra antigua y los largos períodos de tiempo. Podían acomodar las edades geológicas por medio de una brecha larga e indefinida.

            La mayoría de los proponentes de esta postura rechazan la evolución, aunque la interpretación la acomoda. Algunos aun admiten que tal vez las razas humanas pre-Adámicas fueron destruidas en un evento destructivo y catastrófico. Eso explicaría los huesos y fósiles que parecen ser los restos de seres humanos.

            Otros conservadores desarrollaron la teoría del día como una edad para explicar la secuencia del récord geológico. Decían que los días en Génesis 1 eran metáforas para las edades geológicas. Por lo tanto, esencialmente los días corresponden a los períodos de desarrollo del planeta tierra. La mayoría de estos proponentes aceptan una creación milagrosa de Adán.

            Otros propusieron la teoría del marco literario que acepta un punto de vista literario de los seis días. Dicen que el  principal interés en Génesis 1 es tópico y no cronológico. Para ellos no hay ningún problema con una tierra antigua o con la evolución biológica.

            Otros conservadores propusieron la teoría del día pictórico o revelador. Para ellos los siete días de Génesis son días de revelación al profeta o vidente. Además, estos pensadores dan énfasis en el significado del relato para los primeros oyentes. Todo esto hace que los relatos de creación sean compatibles con una tierra antigua y con la evolución aunque generalmente no apoyan la teoría de la evolución.

            Existen dos posturas cristianas de término medio en esta controversia. La primera es la evolución teísta que acepta la teoría de la evolución biológica y sus evidencias en la dimensión física, pero rechaza su postura atea o agnóstica. Por eso añade el adjetivo "teísta" para negar toda implicación atea. Los proponentes dicen que tal vez Dios ha usado la evolución como un mecanismo en la creación.

            Además para ellos, la selección natural es un mecanismo compatible con el diseño del Creador. De hecho fue el plan divino que produjo el proceso de la selección natural. Sencillamente se trata del método de Dios en la creación.

            Afirman, además, que Dios continuó su envolvimiento en la creación y con ella. El Creador comenzó el proceso biológico con el primer organismo vivo y también continuó obrando inmanentemente y desde adentro del universo. En ciertos momentos ha intervenido con poder sobrenatural para modificar el proceso, usando materiales ya existentes. Para crear al primer humano utilizó una criatura ya existente. Aun más se ha afirmado que tal vez hace 20,000 años o antes Dios tomó uno de sus simios o un cuerpo diseñado por Dios e hizo el hombre. Es decir, le infundió una alma en uno de los simios más desarrollados. De esta manera Dios específicamente creó la naturaleza espiritual de Adán, pero su esencia física fue el producto de la evolución.

            Algunos admiten la existencia de una pareja original, pues para ellos no existe ningún problema con la naturaleza pecaminosa de la raza humana. En su interpretación de Génesis insisten en que los relatos de la creación no tienen datos específicos acerca del método que se usó para dar origen al hombre. Además, los textos bíblicos son simbólicos, por ejemplo el polvo se refiere a alguna criatura subhumana ya existente. Una interpretación típica católica concluye que los primeros doce capítulos de Génesis narran la prehistoria y son simbólicos.

            La segunda postura cristiana de término medio es el creacionismo progresivo. Se sostiene que la creación es la obra creativa de Dios, una combinación de una serie de de novo (creado de nuevo) actos de creación que son inmanentes y una operación progresiva. En varios momentos pero ampliamente separados en el tiempo, Dios creó nuevas formas de vida, sin depender de las ya existentes. Aunque a veces las creaciones eran semejantes a las formas ya existentes, tenían una variedad de diferencias y el producto fue una nueva criatura por completo.

            Entre uno y otro acto especial de creación, el desarrollo o la progresión se logró a través de la evolución por medio del Espíritu de Dios. Un ejemplo de esto fue la creación original del primer caballo por un acto directo de Dios, luego por medio de la evolución se iba cambiando. Así el cambio está dentro de una evolución de una especie (micro evolución); no es una magna evolución de una especie a otra (macro evolución). Señalan que la palabra hebrea para "especie" en el texto bíblico es vaga y no necesariamente coincide con las especies biológicas. Además, el vocablo día no se limita siempre a 24 horas en Génesis.

            En cuanto al hombre, Dios lo hizo directo y completamente -- tanto físico como espiritualmente; no lo creó de una criatura inferior. Tal vez el "polvo" sea una expresión pictórica o descriptiva que fuera entendida por los primeros oyentes. Esta postura está de acuerdo con el creacionismo por fíat en que la naturaleza del hombre fue una creación especial, pero su esencia no ha cambiado después del acto original de Dios.

            Está de acuerdo con la evolución teísta en que hay desarrollo o progresión dentro de la creación, pero insiste en varios actos de novo de creación dentro del proceso. Está en desacuerdo con aquellos cuando dicen que Dios usó una criatura prehumana para crear al hombre.

            Los proponentes creen que esta postura como término medio asimila mejor la data bíblica y la empírica científica que otras soluciones cristianas.

            Otra postura cristiana es la de los "dos reinos" de los neo-ortodoxos. Se afirma que la teología y la ciencia tienen que ver con esferas, jurisdicciones y reinos completamente diferentes. Así que no tiene nada que ver el uno con el otro. La ciencia, por una parte, brega con la realidad de los hechos, lo tangible y lo objetivo. De otra parte, la teología brega con la realidad intangible, subjetiva y de los valores. Por ejemplo, para Karl Barth Génesis 1-3 es un producto del mundo precientífico con sus cosmologías precientíficas y debido a que las dos tienen que ver con diferentes áreas, no existe conflicto alguno entre ellas y no hace falta tratar de armonizarlas.

            Una última postura cristiana afirma que la Biblia y la ciencia son complementarias. Cada una describe diferentes aspectos de la realidad, así que ambas son parciales y tienen perspectivas que se complementan. Ambas tienen sus respectivas limitaciones que se deben a sus diferentes propósitos y métodos, pero no tienen que ver con dos reinos separados. Las limitaciones de cada cual son autoimpuestas por el tipo de descripción que emplea y el lenguaje que usa. Cada uno es una vista parcial de la naturaleza y tiene una aportación específica para nuestras vidas. Pueden beneficiarse mutuamente por medio de sus interacciones.

            En cuanto al enfoque a los orígenes de la raza humana, ven a Adán y a Eva como fundadores de la raza humana y señalan que ni la ciencia moderna ni la teoría de la evolución hace su historicidad inaceptable. Además, la descripción biológica del desarrollo humano ni descarta ni tiene explicación para el hombre hecho a la imagen de Dios. Aun más, ninguna ciencia ha podido precisar los hechos de su origen. Por último, insiste en que los evolucionistas deben tener cuidado de no formular un dogma materialista que excluye todas las otras dimensiones de la realidad.

            Esta postura sugiere pautas para la relación entre la ciencia y la Biblia. En cuanto a la CIENCIA señala que la evolución en su mejor expresión es una descripción de un proceso; no es una causa autosuficiente. Además, la semejanza del ser humano a los animales ha sido beneficiosa para el hombre debido a que la medicina científica los ha usado para desarrollar medicinas y tratamientos para condiciones de enfermedad, tales como los venenos y el trasplante de órganos.

            En cuanto a la BIBLIA las instrucciones que el Creador dio a Adán en relación con el mundo incluyen la ciencia -- en términos de estudiar, clasificar y dar nombres -- y la tecnología -- en términos de dominar -- pero tanto la ciencia tal como la teología tiene que responder ante Dios por lo que afirma y hace. En conclusión, según esta postura que ve complementarias la ciencia y la religión, para tener un cuadro total de la realidad hace falta las aportaciones de las dos -- las ciencias y la fe cristiana.

            ¿Cómo puede esta postura de complementariedad resolver el problema de la edad de la raza humana? En cuanto a la ciencia, su criterio para identificar al hombre puede variar. Cuando los científicos usan el criterio de su habilidad de visualizar, hacer y usar herramientas, entonces le dan al hombre una fecha temprana, tal vez entre 500,000 a 2 millones de años atrás. Otros usan como criterio el entierro de los muertos. En esta caso el primer hombre sería el Neandertal y su edad cerca de 50,000 años atrás. Otros usan como criterio el potencial para el simbolismo complejo, o sea, el lenguaje. Si este es el criterio, entonces el primer hombre apareció en la tierra entre 30,000 y 40,000 años atrás con la gran explosión cultural y probablemente con el hombre "Cro-Magnon" que vivió hace 10,000 a 30,000 años. Bertram S. Kraus y Millard S. Erickson concluyen que este último criterio tiene el menor número de dificultades bíblicas y el crecimiento de la cultura puede mejor entenderse como el resultado del lenguaje, un ingrediente esencial. Además, según la Biblia Adán y Eva tenían lenguaje desde el principio y eso se manifestaba en la comunicación entre él y ella y entre ellos y Dios.

            Esta postura de la complementariedad tiene la ventaja de estimular el reconocimiento de unas limitaciones autoimpuestas para la ciencia y la interpretación de la Biblia. Es importante que los científicos y los teólogos reconozcan los límites de su propósito y método respectivos. En cuanto a la Biblia, primero, lo que revela es el QUIEN y el POR QUE del universo. El Creador lo hizo y tenía sus propios propósitos para la naturaleza y la humanidad. Segundo, el lenguaje bíblico es el del diario vivir que a su vez es uno universal, no es un lenguaje matemático o científico. En cuanto a la ciencia es importante descartar sus supuestos filosóficos y positivistas y reconocer las limitaciones de su método cuando lo usa para resolver ciertos problemas. A veces es útil hablar de la naturaleza afuera de los parámetros de las causas finales, pero no es posible explicar la existencia del universo sólo a base de causas secundarias. Tercero, cuando la ciencia funciona dentro de un marco de una obra de creación de un Dios personal, que sostiene, juzga y redime, la ciencia puede ser un siervo de la humanidad en vez de su jefe o señor. También eso libra a los estudiantes de la Biblia de la necesidad de hacer ciencia, de manera que pueden enfocar las cuestiones más abarcadores y les permite usar la ciencia y la tecnología para el bien de la humanidad y el medio ambiente. En resumen, la ciencia y la religión deben ser humildes.

            En conclusión, en cuanto a las diferentes posturas cristianas es importante recalcar lo siguiente. Existen ciertos puntos en que todos los cristianos están de acuerdo. Coinciden en QUIEN hizo el universo. También existe bastante acuerdo en el POR QUE de la creación. Además, coinciden en que las escrituras son importantes, y en particular Génesis 1 y 2, pero difieren en cuanto a cuál interpretación -- la literal, la simbólica o una combinación -- es la correcta. Cabe señalar que para algunos la Biblia es determinativa para su interpretación de la creación y la evolución y para otros mucho menos. Así que no existe solamente una interpretación cristiana, sino existe una variedad. Pero en todo caso los orígenes del universo y sus habitantes no es UNA CUESTION periferal para el cristianismo. Su gran importancia para la fe cristiana se refleja en que da significado y propósito a la vida, pues eso mismo provee el Creador personal y trascendente. Sin El somos únicamente accidentes dentro de un universo de casualidades y nuestro destino inevitable es nada más que un percance fortuito al final de la jornada de la vida física.

 

El Trasfondo Histórico y Filosófico de las Ciencias Naturales

 

            El desarrollo del método científico fue esencial para la investigación empírica, pero su desarrollo tardó varios siglos. Es una combinación de deducción e inducción basada en una evidencia parcial que hace posible conclusiones que son únicamente probabilidades. Por naturaleza sus teorías o generalizaciones son cambiantes y temporeras dependiendo de los resultados de la última evidencia empírica que a su vez depende de los últimos experimentos que se llevan a cabo. No obstante esta naturaleza transitoria, existe una tendencia entre algunos científicos hacia la conversión de sus teorías en dogmas "religiosas" como ha sido el caso de la teoría de la evolución[6].

            Los pasos esenciales del método científico pueden desglosarse de la siguiente manera: (1) Definir claramente el problema; (2) Observar y acumular data significativa; (3) Organizar y clasificar la data seleccionada; (4) Formular una hipótesis; (5) Sacar deducciones a base de la hipótesis; (6) Verificar, modificar o descartar la hipótesis[7].

            En teoría la evidencia empírica es el principal determinante de las conclusiones científicas, pero por un siglo y medio la influencia filosófica de Immanuel Kant[8] (1724-1804) dominaba o ejercía influencia determinativa sobre muchas generalizaciones en diversos campos científicos. Se puede resumir las premisas dominantes kantianas en seis proposiciones. Primero, se limita el conocimiento a lo adquirido por los cinco sentidos. Segundo, nunca se puede probar una causa de un efecto. Tercero, el hombre no tiene ideas innatas. Cuarto, no se puede probar existencia alguna más allá de las dimensiones experimentadas por los hombres. Quinto, no es posible nunca establecer un absoluto. Sexto, los milagros son ilusiones y no es posible probarlos. A base de estas seis premisas vinculadas a los conocimientos del final del siglo XVIII, el mismo pensador llegó a unas conclusiones que extendieron como una sombra sobre las teorías básicas de los siglos XIX y el principio del siglo XX. Incluyen las que afirman que el desarrollo del universo es estrictamente mecánica, que dicho universo no tiene un comienzo en el tiempo, que el mismo es infinito en tiempo, que el tiempo y el espacio son estrictamente relativos y que se puede explicar todo acerca del universo y adentro de él por medio de las leyes de la física. Aunque hoy muchos conocen a Kant casi exclusivamente por sus influyentes ideas filosóficas, era también un astrónomo que hizo aportaciones y escribió en este campo científico.

            Casi cincuenta años después de la muerte de Kant, Charles Darwin propuso su teoría en el libro El Origen de las Especies en el cual desarrolló su enfoque principal sobre la evolución de la vida biológica en el planeta tierra. Cabe señalar que especificó solamente un mecanismo, el de la selección natural que se puede contrastar con la selección humana y la divina. Cabe señalar, además, que Darwin nunca dijo que ese mecanismo fuera el único existente para dar origen a la vida biológica en sus múltiples formas.

            Años más tarde para los 1920 los biólogos ya sabían que no podrían explicar las diferencias en los sistemas complejos de vida con solamente el mecanismo de la selección natural, porque la vida era demasiado compleja y diversa para eso. Así que propusieron otro mecanismo, las mutaciones, pues los genes cambian cuando están sujetos a una radiación como la ultravioleta y bajo ciertas condiciones dentro del medio ambiente. Ya los neodarwinianos tenían dos mecanismos para dar explicación para el origen de las especies a través de los océanos de tiempo de un universo infinito.

            Pero no tardó mucho en surgir la influencia de Albert Einstein (1879-1955), el científico más laureado del siglo XX, con sus teorías que reflejaban en parte el hecho de que hacia finales del siglo XIX, se comenzó a acumular evidencia en contra de la premisa de un universo infinito. Luego, en la teoría de la "relatividad especial", Einstein puso el fundamento para la "relatividad general", que demostró un universo que estaba haciendo dos cosas a la vez: estaba decelerando y expandiendo. Si hacía ambas cosas simultáneamente, eso implicaba un universo finito, pues sugería un comienzo y un iniciador de dicho universo -- ¡un originador o principiante!

            Propuso el audaz Einstein, un ingeniero que trabajaba en una oficina suiza de patentes, su teoría de la RELATIVIDAD ESPECIAL en 1905. El mismo señaló una nueva ley de fuerza de la cual se deriva el hecho de que la materia puede ser convertida totalmente en energía y la inversa -- que la energía puede ser transformada en materia. Esto fue un modo enteramente nuevo para describir los fenómenos dentro del universo. En los próximos años los experimentos de otros investigadores científicos confirmaron esta teoría.

            Luego, Einstein propuso la teoría de la RELATIVIDAD GENERAL. Con esta teoría se predijo tres efectos observables de las propiedades del espacio y el tiempo, que eran a su vez cambios efectuados por la gravedad. Entre ellos estaba el "red shift", un desplazamiento hacia el rojo. Durante los próximos años también otros científicos verificaron la existencia de estos tres efectos en el universo estelar.

            ¿Cuáles eran las implicaciones físicas de estas teorías confirmadas por los experimentos de otros científicos? Entre ellas estaba el hecho de que el mismo universo debe estar expandiendo o ha estado expandiendo en el pasado. ¿Cuáles eran las implicaciones teológicos? Eran por lo menos dos. La primera era que la edad del universo excede en mucho los 6,000 años y la segunda era que existía una fecha para su creación. De hecho a través de la relatividad general se puede trazar hacia atrás la gran explosión o "Big Bang" que dio origen al universo a su punto de comienzo el cual se designó como la SINGULARIDAD. De manera que ahora ya había clara evidencia empírica de que el universo era finito y no infinito como Kant y sus seguidores habían creído.

            Con la evidencia ya a la mano, la aceptación de la teoría de la gran explosión como explicación del universo comenzó a ganar auge entre los astrónomos y los físicos. Ya a finales del siglo XX se acepta como la explicación sin rival entre los científicos para explicar el origen del universo y ya por diversas maneras se ha podido calcular la edad del universo de entre 17,000 y 20,000 millones de años.

            Pero antes de su aceptación universal varios científicos desarrollaron, por lo menos, siete clases básicas de modelos para la evolución del universo de los cuales se ha podido examinar en base a la evidencia empírica. Las seis principales descartadas son la fórmula estática de Einstein, la pausa ("hesita­tion") cósmica de Lemaitre, la pausa infinita de Eddington, el estado estable ("Steady state"), el modelo oscilante ("Oscillation") y la gran explosión inflacionaria. Una parte de las motivaciones para estas teorías era el afán de proveer más tiempo para la posibilidad de un universo más antiguo que la teoría del neodarwinianismo necesitaba para su teoría de la evolución. No obstante, las observaciones y evidencias científicas han eliminado todos los modelos con la excepción del "big bang". Hoy la teoría estándar de la gran explosión señala que el universo comenzó en un estado de densidad y temperatura infinitas que se ha identificado con la singularidad del mundo material.

            Concluimos, pues, que la "relatividad general" de Einstein reconoció el origen de la materia y la energía y que luego el trabajo de Penrose, Hawking y Ellis se llevó al reconocimiento del origen del espacio y el tiempo. Ahora lo que quedó sin explicar era únicamente el 10 a la menos de 34 segundos después del evento de la singularidad, un intervalo minúsculo, pero de allí las teorías de la física cuántica[9].

            El astrónomo, Hugh Ross[10], ha señalado que, como consecuencia de las investigaciones científicas de la física y la astronomía en los últimos cincuenta años, unos científicos han comenzado a hablar de principios antrópicos que demuestran el diseño del universo de parte de un Creador. Es decir, que la existencia humana es posible debido a la coacción o compulsión de la física y los parámetros del universo. El planeta se encuentra bajo ciertas restricciones altamente limitantes. En ocasiones algunas de las condiciones se han llamado "coincidencias sorprendentes". Algunos científicos dicen que ellos prueban que el hombre, siendo divino, crea el universo. No obstante, no hay ninguna evidencia definitiva de que el hombre en el presente puede ejercer influencia sobre el pasado del ser humano y su universo. Más bien, como señala Ross, estos apuntan hacia un Dios diseñador.

            ¿Qué es un PRINCIPIO ANTROPICO? Quiere decir que todo en el universo apunta hacia el hombre y hacia la formación de condiciones en el universo y en la tierra que propician la vida y su conservación. El físico americano John Wheeler, el primer popularizador del principio, afirmó que "Un factor que da vida se encuentra en el centro de toda la maquinaria y el diseño del mundo". El Dr. Ross especifica no solamente un mínimo de quince evidencias para el diseño del universo como lugar habitable sino otras 19 pruebas adicionales para el diseño de la tierra como planeta "azul". En otras palabras hay un total de, por lo menos, 34 condiciones o parámetros ya descubiertos que favorecen la vida en la tierra y que sugieren la existencia de un Creador[11].

            De otro lado, existen varios problemas con la teoría gradualista del neodarwinianismo que ha causado que más y más científicos reconozcan que los dos mecanismos de selección natural y mutaciones para la evolución de las multiformas de vida terrestre son insuficientes para explicar todo el desarrollo complejo de los sistemas de vida. El primero de estos diez problemas es la edad del universo que ya científicamente se ha comprobado en menos de 20,000 millones de años. Eso da muy poco tiempo para la evolución casual de la vida, pues para el gradualismo del neodarwinianismo con únicamente estos dos mecanismos hace falta de 10 a la 100 mil millones de años de tiempo como mínimo.

            El segundo problema es que la probabilidad de que surgiera al azar las formas de vida más simples es menos de 10 a la 100,000,000,000. Dr. Ross señala que entre los científicos es de conocimiento general que "las formas de vida más simples requieren un mínimo de 239 moléculas de proteína y que cada molécula de proteína se compone de un promedio de 445 aminoácidos eslabonados y que cada eslabón tiene que ser llenado por uno en particular de los 20 diferentes aminoácidos. Si se toma únicamente esto en cuenta, entonces la posibilidad de su formación por casualidad es de 1 en 20 a la 44 x 239, o 1 en 10 a la 137,915".

            Pero, "además, hay que tomar en consideración estos factores adicionales para que las formas de vida más simples comienzan a existir. Primero, cada aminoácido tiene que ser activado por una enzima en particular. Segundo, se requieren enzimas especiales para juntar las moléculas ARN con los ribosomas. Tercero, sólo se puede usar aminoácidos 'surdos'. Cuarto, evidentemente la mayoría de las mutaciones no ocurren al azar. Por lo tanto, la posibilidad del ensamblaje al azar ya es menos de 1 en 10 a la 100,000,000,000".

            Pero "si el universo entero estuviera compuesto de aminoácidos, el número total sería solamente cerca de 10 a la 77 y si todos estos aminoácidos estuvieran conectadas al azar una vez cada segundo por la edad completa del universo, la posibilidad de una formación al azar de una forma simple de vida aumenta únicamente a 1 en 10 a la 99,999,999,905".

            Y todo esto lleva a la conclusión de que "el universo es demasiado pequeño y demasiado joven en el extremo para permitir la formación de vida exclusivamente por el azar[12]".

            Como si estos dos problemas no eran lo suficientes para probar la profunda deficiencia en la teoría de neodarwinianismo, existen, por lo menos, otros ocho problemas según el Dr. Ross. El primero de estos es que "Muchos de las brechas en el récord de los fósiles son reales". En una época del pasado los evolucionistas decían que los futuros descubrimientos llenarían las brechas existentes en el récord de los fósiles, pero Steven Gould y otros científicos reconocen que hoy tenemos tanta data que ya no podemos pasar por alto la realidad de las brechas. Más investigaciones con más data no las van a llenar.

            Esta conclusión ha sido apoyada por investigadores en las ciencias físicas. Tal vez la primera vez que se hizo fue en 1980 cuando Luis Alvarez, un ganador del Premio Nobel en la física, investigaba la razón por las brechas en el récord de los fósiles. En conjunto con varios colegas estudió la problemática y se dio cuenta de que las mismas eran más extensas de lo que creían al principio, pues no sólo existían en una especie, sino eran tan extensas que abarcaban las líneas enteras de las especies. Por ejemplo, en el caso de una de las brechas, la "Permean", cerca de 93% a 95% de todas las especies de vida terrestre fueron destruidas al mismo tiempo. Decidieron estudiar la brecha de la era "Cretáceos" desde hace 60 a 65 millones de años cuando dos terceras partes de todas las especies de la vida del planeta fueron eliminadas.

            Debido a la eliminación de 2/3 partes de todas las especies de la tierra y en otros casos el 95% de las especies al mismo tiempo, había que buscar alguna causa física. Alvarez descubrió varias causas físicas o desastres para explicar la destrucción de la vida terrestre. Una era las explosiones simultáneas de docenas de volcanes que detuvieron el fotosíntesis de las plantas debido al polvo en la atmósfera. Otra era una explosión estelar cerca de la tierra. Se trataban de supernovas que al gastar su fuente de energía explotaron y emitieron mucha radiación de "gamma" y de esa manera eliminaron a lo menos los mamíferos de la tierra. Se han calculado explosiones de supernovas desde 1 en cada 10 millones de años a 1 en cada 30 millones de años. La tercera causa tenía que ver con grandes asteroides chocando con la tierra. Un impacto de un asteroide con una velocidad de 60 millas por segundo y de un tamaño regular tendría bastante energía como para eliminar muchas especies y a lo mínimo levantaría nubes de polvo en el atmósfera que terminarían con el fotosíntesis. Eso eliminaría a los grandes animales. De hecho esto es una de las hipótesis para la destrucción de todos los dinosaurios.

            Otro problema para el neodarwinianismo se debe a que "los cambios más dramáticos ocurren cuando el tamaño de las poblaciones se encuentran en niveles pequeños." En respuesta a este hecho Steven Gould, un reconocido científico, ha propuesto una modificación a la teoría de evolución. Se trata de una evolución entrecortada ("punctuated") que se ha llamado también equilibrio entrelazado, pero los evolucionistas en Europa y Africa han rechazado esta revisión de la teoría de Darwin.

            Otro problema es que "con frecuencia desastres terrestres y extraterrestres exterminan grandes proporciones de las formas de vida en la tierra." A base de los cálculos de Álvarez los astrónomos han confirmado la probabilidad de una cantidad bastante grande de explosiones de supernovas durante la historia de vida terrestre de 4,000 millones de años. Tal vez han sido tan frecuentes como 1 cada 10 millones de años. De hecho el récord de los fósiles evidencian docenas, tal vez más de cientos de brechas causadas por estas.

            Otro problema es que "se observan avances por medio de las mutaciones únicamente por especies que exceden 'quadrillions' de individuos." Existe un tamaño mínimo de población para mutaciones que causan avances. Para tener una mayor probabilidad de poder sobrevivir en un medio ambiente, ese mínimo es de un "cuadrillenth" que es 1 seguido por 15 ceros. Si el número es mayor de un "cuadrillon", hay esperanza de que las mutaciones sean positivas, pero si el número es menor, las especies se extinguen. Si de una especie existen únicamente cientos o miles es segura su desaparición.

            Los virus y las bacterias tienen más de un "cuadrillenth" y se palpa esas adaptaciones año tras año debido a sus modificaciones. Existe solamente una especie de insecto que tal vez excede esa cantidad. Es la polilla, pues ni siquiera las cucarachas o las moscas alcanzan esa cifra. Pero aun en el caso de la polilla, existe discrepancia entre los biólogos en cuanto a que haya suficientes o no.

            Y eso nos lleva a una conclusión significativa: durante el tiempo "real"[13] todavía no se ha documentado la apariencia de ni una sola especie animal. ¡No se ha observado ni siquiera UNA en los cientos y miles de años durante los cuales los seres humanos han estado observando el mundo biológico! Esto afirma Paul Erlich en sus estudios sobre extinciones y especiación, la formación de especies. Nunca se ha documentado tan solo una especie animal que haya aparecido en el mundo "real", en el mundo natural. Citamos a Erlich: "No hemos visto la apariencia de una nueva especie en el mundo real, y en la vasta mayoría de los casos [de las distintas especies de animales] ni siquiera hemos visto evidencia alguna de cambio dentro de esa especie"[14].

            Concluye este científico que la evidencia abrumadora y arrolladora es que las especies permanecen estáticas a lo largo del tiempo. Según el Dr. Ross esta afirmación acerca de que ninguna especiación está ocurriendo dentro del tiempo real es muy segura, debido a que ni siquiera podemos probar que cambios significativos estén ocurriendo en especie alguna. Nadie ha visto una especie cambiar de una a otra. De hecho no podemos ver ni siquiera cambios significativos en una especie en particular -- exceptuando la mosca frutera o el mime del laboratorio según ciertas definiciones, pero es difícil definir lo que es una nueva especie debido a su complejidad.

            Otro problema está en que "los cambios neutrales de los aminoácidos en enzimas con frecuencia son muy por debajo de la proporción esencial para el neodarwinianismo". Hay tres tipos de cambios o mutaciones, las positivos, las negativas y las neutrales. Fred Hoyl y Chandra Rickramasin en su libro Evolution of Life from Space concluyeron que las mutaciones solas no pueden explicar las diferencias entre los simios y el hombre. Esto es en base a estudios de docenas de moléculas. Incluyeron en el mismo una diferencia encontrada en las hemoglobinas desde 7 a 10 o 14 millones de años.

            Otro problema estriba en que "la selección natural únicamente produce cambios limitados en las especies". Dichos cambios se pueden ilustrar en relación con las potencialidades desarrolladas en los perros. El ser humano artificialmente ha creado muchas diferentes razas de perros -- por una parte el chihuahua y por otra en el lado extremo, el gran danés. Aun es muy dudoso de que estos dos tuvieran la habilidad de sobrevivir aparte de la protección y el cuidado de sus amos. Además, aun aquí entra en juego problemas de definición de especie.

            Otro problema es de que "probablemente el decaimiento genético es mayor que los avances que son resultados de la selección natural." Esto se ve en que la visión humana en una época solamente pudiera distinguir ciertas distancias entre ciertas estrellas, pero ahora puede distinguir unas que se encuentran más cercanas las unas a las otras. De manera que aquí se ha visto un avance en la visión humana, pero de otra parte las enfermedades como el diabetes y otras son mucho más frecuentes que anteriormente. Así que es debatible si efectivamente ha habido más avances que retrocesos en la evolución del ser humano.

Otro problema surge debido a que "la tasa de extinción natural está entre 0.4 y 4400 especies por año."

            No existe evidencia de nueva creación alguna en el mundo real, pero hay mucha evidencia para la extinción. Muchas especies desaparecen cada año. De hecho según las estadísticas de una a cinco especies se extinguen cada hora. Aunque el darwinianismo achaca la responsabilidad por la tasa de extinción al hombre, se sabe que esa no es la única causa. Tiene parte de la responsabilidad, pero no toda. Se espera extinciones aun en las circunstancias más óptimas, sin tomar en cuenta las supernovas, las erupciones volcánicas y los asteroides. Hay suficiente estrés, cuando prevalecen condiciones óptimas en el mundo real, para esperar cierto número de extinciones cada año. Desde el punto de vista conservador, se tendría que conceder un mínimo de una extinción por los procesos naturales en el año sin participación alguna del ser humano durante ese tiempo. Pero la mayoría argumentaría en que es más probable la extinción de una a 50 o 60 especies por año[15] sin la participación del hombre. Aun sin la existencia del hombre, la tasa de extinción seguiría elevada cada año. De manera que una de las grandes enigmas sin resolver de parte de los evolucionistas del proceso natural es esta: no hay balance. Si el proceso natural de evolución es realmente la explicación por lo que está ocurriendo en la vida animal, esperaríamos ver la misma cantidad de especiación y extinción.

            Pero queda otra cuestión por contestar: cuando se examina el récord de los fósiles antes del tiempo real, es muy obvio que la especiación ocurría a la par con la tasa de extinción. Millones de especies se extinguieron en el récord de los fósiles, pero aparecían muchas millones más. La evidencia claramente demuestra que la tasa de especiación fue un poco mayor que la tasa de extinción. Sin embargo, en tiempo real se ve las extinciones, pero no la especiación. De hecho al hacer una comparación del récord con el tiempo real se descubre que la tasa de extinción no ha cambiado significativamente. Lo que ha cambiado dramáticamente es la tasa de especiación -- ¡bajando de una cantidad mayor que la tasa de extinción a cero!

     En conclusión, cabe señalar otra vez que existen una serie de problemas para el neodarwinianismo que propone solamente dos mecanismos para explicar la gran variedad y complejidad de las formas de vida en el planeta tierra. Hace falta otro u otros mecanismos para dar una explicación adecuada a la vida animal y humana, y algunos científicos los están buscando.

 

Los orígenes del hombre

 

            Cabe señalar varias cosas acerca de los orígenes del hombre. Primero, la definición del hombre en la antropología secular señala cuatro criterios: el hombre se para en dos pies, tiene un cerebro bastante grande, usa herramientas y entierra a los muertos. De otra parte, la definición bíblica señala al humano como capaz de formar relaciones con Dios mismo, el Creador[16].

            Es muy limitado lo que se puede afirmar acerca de los orígenes del hombre a base de la Biblia. Incluye, por lo menos, lo siguiente: Adán y Eva fueron los últimos de los milagros de Dios en el ascenso en la complejidad del mundo natural. Comenzó el día de reposo de Dios inmediatamente después de la creación de Eva. Adán y Eva fueron los únicos seres espirituales creados por Dios en la tierra. A base de los mejores estimados de los eruditos bíblicos la historia bíblica y las genealogías señalan como fecha de la creación de Adán y Eva entre 6,000 a 50,000 años. Los artefactos religiosos encontrados por los arqueólogos dan una fecha de solamente 8,000 hasta 24,000 años. A base de esto podemos concluir que los humanoides antes de Adán y Eva no eran criaturas con­ capacidad espiritual. Cabe señalar que se extin­guieron antes de la creación del hombre[17].

            En conclusión podemos señalar lo siguiente en relación con la controversia sobre la evolución y la creación. Hay un creciente reconocimiento y discusión respecto a un creador en la literatura de la física y astronomía a la vez que va en aumento los problemas del evolucionismo. Entre las soluciones cristianas hay que distinguir entre la teoría de una tierra joven y una vieja. La evidencia científica hoy definitivamente señala una tierra más antigua que 6,000 años pero menos de 20,000 millones. En cuanto a los científicos y los religiosos sus conclusiones se forman a base de la fe y con frecuencia eso es a base de sus respectivos supuestos filosóficos o teológicos y las definiciones iniciales más que una interpretación de los hechos. Además, es indispensable señalar que la relación entre la ciencia y la religión es una de mutua necesidad. La ciencia necesita de la fe cristiana que aporta los valores humanos y morales y la fe cristiana necesita de la ciencia que a su vez aporta datos empíricos esenciales.

 

El Planeta Tierra diseñado para la Vida[18]

 

1. El número de estrellas compañeras

Si más de una: las interacciones de las mareas interrumpirían las órbitas del planeta tierra

Si menos de una: una insuficiencia de calor para sostener la vida

 

2. La fecha del nacimiento de la estrella matriz

Si más reciente: la estrella aun no hubiera alcanzada su fase estable de quemar

Si menos reciente: el sistema estelar no tendría suficientes elementos pesados

3. La edad de la estrella matriz

Si más antigua: la l222uminosidad de la estrella no tendría suficiente estabilidad

Si más joven: la luminosidad de la estrella no tendría suficiente estabilidad

4. La distancia de la estrella matriz del centro de la galaxia   

Si más lejos: insuficientes elementos pesados como para hacer planetas rocosas

Si menos lejos: la densidad estelar y la radiación sería excesivas

5. La masa de la estrella matriz

Si mayor: la producción de la luminosidad de la estrella no sería suficientemente estable

Si menor: los parámetros apropiados para la vida serían demasiado estrechos; las fuerzas de las mareas interrumpirían el período de rotación para un planeta que tenga la distancia correcta

6. El color de la estrella matriz

Si más rojo: una insuficiencia de reacción fotosintética

Si más azul: una insuficiencia de reacción fotosintética

7. La gravedad en la superficie

Si más fuerte: la atmósfera del planeta retendría grandes cantidades de amoníaco y metano

Si más débil: la atmósfera del planeta perdería demasiada agua

8. La distancia de la estrella matriz

Si más distante: sería demasiado frío para un ciclo estable de agua

Si más cerca: sería demasiado caliente para un ciclo estable de agua

9. Lo grueso de la corteza de la tierra

Si más grueso: demasiado oxígeno sería transferido de la atmósfera a la corteza

Si más delgado: la actividad volcánica y tectónica sería demasiado grande

10. El período de rotación

Si más largo: las diferencias en las temperaturas diurnas serían demasiado grandes

Si más corto: las velocidades del viento atmosférico serían demasiado grandes

11. La interacción de gravitación con una luna

Si más fuerte: los efectos de las mareas sobre el océano, la atmósfera y el período de rotación serían demasiado severos

Si menos: la oblicuidad cambiaría demasiado y causaría inestabilidades climáticas

12. El campo magnético

Si más fuerte: las tempestades electromagnéticas serían demasiado severas

Si más débil: ninguna protección contra las partículas del viento solar

13. La inclinación del eje

Si mayor: las diferencias en la temperatura serían demasiado grandes

Si menor: las diferencias en la temperatura serían demasiado grandes

14. La proporción de la luz reflejada [resolana] a la cantidad total que cae sobre la superficie (Albedo)

Si mayor: una edad de hielo se desarrollaría con mucha rapidez

Si menor: el efecto invernadero se desarrollaría con mucha rapidez

15. La proporción del oxígeno al nitrógeno en la atmósfera

Si mayor: las funciones de la vida serían demasiado rápidas

Si menor: las funciones de la vida serían demasiado lentas

16. Los niveles de dióxido de carbono y el vapor de agua en la atmósfera

Si mayores: el efecto invernadero desarrollaría con rapidez

Si menores: una insuficiencia del efecto invernadero

17. El nivel del ozono en la atmósfera

Si mayor: las temperaturas de la superficie bajarían demasiado

Si menor: las temperaturas de la superficie subirían demasiado; demasiada radiación (uv) en la superficie

18. La frecuencia de descarga eléctrica atmosférica

Si mayor: demasiada destrucción por fuegos

Si menor: escasez de fijación de nitrógeno en el suelo

19. La actividad sísmica

Si mayor: la destrucción de un número demasiado alto de formas de vida

Si menor: los nutritivos en los suelos del océano no subirían

El Universo diseñado para la vida[19]

 

1. El acoplamiento constante de la gravedad

Si más grande: ninguna estrella menos de 1.4 masas solares, así la duración máxima de vida estelar es corta

Si más pequeño: ninguna estrella más 0.8 masas solares, así ninguna producción de elementos pesados

2. El acoplamiento constante de la fuerza fuerte nuclear

Si mayor: ningún hidrógeno; los núcleos esenciales para la vida son inestables

Si menos: ningún elemento que no fuera hidrógeno

3. El acoplamiento constante de la fuerza débil nuclear

Si mayor: todo hidrógeno es convertido en helio en la gran explosión; así demasiados elementos pesados

Si menor: ningún helio producido por la gran explosión; así una insuficiencia de elementos pesados

4. El acoplamiento constante electromagnético

Si mayor: ningún enlace químico

Si menos: ningún enlace químico

5. La proporción de masa de electrones a protones

Si mayor: ningún enlace químico

Si menos: ningún enlace químico

6. La velocidad de la expansión del universo

 

Si mayor: ninguna formación galáctica

Si menor: el colapso del universo ante de la formación de las estrellas

7.El nivel de entropía del universo

Si mayor: ninguna condensación estelar dentro de las proto-galaxias

Si menor: ninguna formación proto-galáctica

8. La masa del universo

Si mayor: demasiado deuterio de la gran explosión, así las estrellas arden demasiado rápido

Si menor: ningún helio de la gran explosión, así insuficiencia de elementos pesados

9. La edad del universo

Si más antigua: ninguna estrella de tipo solar en una etapa ardiente estable en el sector correcto de la galaxia

Si más joven: no habría formado todavía las estrellas de tipo solar ardiente en una etapa estable

10. La uniformidad del universo

Si más liso: las estrellas, los grupos de estrellas y las galaxias no habrían formado

Si más áspero: hoy el universo sería mayormente agujeros negros y espacio vacío

11. La distancia promedio entre las estrellas

Si mayor: la densidad de los elementos pesados sería demasiado escasa para la formación de planetas rocosos

Si menos: las órbitas planetarias se desestabilizarían

12. La luminosidad solar

Si aumenta demasiado pronto: el efecto invernadero rápido

Si aumenta demasiado tarde: océanos congelados

13. El constante fino estructural (una función de tres otros constantes fundamentales, el constante de Planck, la velocidad de la luz y la carga del electrón)

Si mayor: ninguna estrella más de 0.7 masas solares

Si menor: ninguna estrella menos de 1.8 masas solares

14. El nivel de la proporción de 12 C a 16 O

Si mayor: una insuficiencia de oxígeno

Si menor: una insuficiencia de carbono

15. El ritmo de decaimiento del protón

Si mayor: la vida sería exterminada por la liberación de la radiación

Si menor: una insuficiencia de materia en el universo para la vida

 

     [1]Se dio originalmente como conferencia con título "Creacionismo vs. Evolucionismo" el día 2 de noviembre de 1995 en el Colegio Regional de Aguadilla de la Universidad de Puerto Rico por invitación del Departamento de Ciencias Naturales.

     [2]Ross, Hugh. The Fingerprint of God: Recent Scientific Discoveries Reveal the Unmistakable Identity of the Creator. Orange, Cal.: Promise Publishing Co., 1991 (Second edition), 3-4. Dr. Ross también ha hecho una serie de grabaciones que han sido de gran ayuda en la preparación de esta edición de la Sana Doctrina: "Science and Genesis: How the Scientific Data and the Scriptures Agree" (1987) y "Creation ? Evolution: Understanding and Resolving the Controversies" (1990). Pueden comprarlos a la siguiente dirección: Reasons to Believe, P. O. Box 5978, Pasadena, Ca. 91117.

     [3]Change with respect to time.

     [4]Ver "La fe, las ciencias y la religión" en Las Doctrinas Sanas y las Sectas Malsanas, pág. 21-22.

     [5]Newport, John P. Life's Ultimate Questions: A Contemporary Philosophy of Religion. Dallas: Word Publishing, 1989, 120-157.

     [6]Midgley, Mary. EVOLUTION AS A RELIGION. London & N.Y.: Methuen, 1985. Este libro por esta filósofa británica no religiosa así lo demuestra.

     [7] Honer, Stanley M. y Hunt, Thomas C. Invitation to Philosophy (Fourth Edition) Beltmont, Ca.: Wadsworth Publishing Co., 1982. pág. 96. Invitación a la Filosofía. México: Editorial Diana, 1969. páginas 30-31.

 

     [8]Ross, 27-38, y la serie de grabaciones sobre la evolución y la creación.

     [9]Ver capítulo 11 de The Fingerprint of God de Hugh Ross.

     [10]THE FINGERPRINT OF GOD (119) y sus conferencias sobre la creación.

     [11]Ver recuadros pág.           e Isaías 45:18.

     [12]Ross, Hugh, "Creation ? Evolution". Cal.: Reasons to Believe, 1990. Pág. 34 (mi traducción).

     [13]"Tiempo real" se refiere a los cientos o miles de años de investigación humana más bien que el medio billón de años de la explosión "Cambriana".

 

     [14] "We have yet to see the appearance of a new species en the real world, and in a vast majority of cases [of separate animal species] we do not even see any evidencia for change within that species". Paul y Ann Erlich, The Extinction Rate, página 23 (mi traducción).

     [15]¡Había 100 "fila" durante la explosión de vida de la era "Cambriana", pero ahora hay solamente 30!

     [16]Tape 2#1 "Science and Genesis".

     [17]Ross, "Creation ? Evolution" pág.36.

     [18]Ross, "Creation ? Evolution", pág. 25-26.

     [19]Ross, "Creation ? Evolution", pág. 23-24.

Sobre Nosotros

Bienvenido a nuestra página oficial. La Sana Doctrina es una revista informativa sobre las sectas y las doctrinas sanas de los Bautistas del Sur.

En Contacto

La Cumbre Calle Jefferson
#616 San Juan, PR 00926

t. 787-789-1040

e. dtmoore98@gmail.com

 

Multimedios

e. pastor.acuadrado@gmail.com

Suscribirse

© 1985 - 2020 La Sana Doctrina. Diseño web por el  Pastor Albert Cuadrado.