"Enigma" y los gnósticos samaelianos
Por:  Dr. Donald T. Moore

Uno de los movimientos iniciáticos e internacionales de la Nueva Era surgió en América Latina y se extendió primero en el mundo hispanoparlante. Lleva un nombre de un viejo movimiento que fue uno de los grandes retos para el cristianismo en los primeros siglos y que en el griego quiere decir "conocimiento" pero para un pueblo selecto. En Puerto Rico se conoce oficialmente como la Asociación Gnóstica de Estudios de Antropología y Ciencias A. C. o simplemente AGEACAC aunque en el pasado ha sido conocido por otros nombres[1]. Su sede nacional se encuentra en Nueva York, y en San Juan, el lugar de su Editorial Futura. Sus revistas más difundidas en Puerto Rico son ¡Enigma! y Natursalud que se distribuyen en gran medida en varios supermercados de la isla. Por su temática sobre temas ocultos y esotéricos tales como los OVNIs o los extraterrestres, ¡Enigma! atrae la atención de todos interesados en estos misterios. Natursalud contiene consejos sobre la salud a lo natural. Además, la organización distribuye una variedad de libros sobre temas esotéricos, pero los escritos de Samael Aun Weor, el fundador de esta rama del ocultismo práctico, tienen especial importancia. 

¿Quién fue Samael Aun Weor?

En términos de su vida histórica[2] nació en el Barrio Egipto en Bogotá, Colombia, en 1917. Al bautizarse en la Iglesia Católica de Nuestra Señora de Egipto le pusieron el nombre Víctor Manuel Gómez Rodríguez. Cuando sus padres se divorciaron, pasó a ser, junto con su hermano, la responsabilidad de un padre severo.

Ya para los 12 años en Venezuela comenzaba a leer obras metafísicas incluyendo libros de Allan Kardec, el codificador del espiritismo. En su primera visita a una sesión espiritista experimentó unos fenómenos inolvidables que posteriormente los identificó con los agregados psíquicos de los desencarnados.

Más tarde, leyó el libro de La Doctrina Secreta de Helena Petrovna Blavatsky y pasó a ser miembro de la Sociedad Teosófica donde pronunció su primera de varias conferencias esotéricas a los 16 años. También recibió el diploma teosofista. Después de agotar los estudios teóricos filosóficos, practicó las diferentes formas de Yoga y dos años más tarde ingresó a la Escuela Rosacruz Antigua que fuera fundada por el Dr. Arnoldo Krumm Heller. Así comenzó a estudiar las obras, las enseñanzas y las prácticas de las autoridades Rosacruces y a aplicarlas. Como estudioso leía los libros esotéricos, pero no estaba satisfecho con ninguna de las diferentes escuelas de pensamiento. Luego se retiró de las ciudades a las playas del Mar Caribe donde se dedicó con éxito a la práctica esotérica de la meditación que le llevó al éxtasis.

De las playas pasó con una compañera al aislado pueblo de Ciénaga en el norte de Colombia donde por un corto tiempo se dedicaba a la práctica de la quirología. Allí para 1952 escribió el libro El matrimonio perfecto lo cual publicó con el apoyo económico de Julio Medina Vizcaíno, uno de sus primeros discípulos también conocido como el Maestro Gargha Kuichines. Como consecuencia de esta publicación fue encarcelado bajo las acusaciones de escribir "'cosas inmorales y atentatorias contra las buenas costumbres'" y de practicar la medicina en una forma incorrecta, es decir, de curar a los enfermos con plantas y otras sustancias.

Luego, se encaminó a la Sierra Nevada de Santa Marta con sus bosques y después a sus playas donde buscaba definir su misión a la vez que se dedicaba a la meditación esotérica. Así que al comienzo de este movimiento gnóstico, no solamente escribió libros y daba clases a un grupo selecto de discípulos sino también se retiró a la Sierra Madre en el norte de Colombia donde vivió en pobreza junto con unos seguidores. Allí organizó su primer grupo de discípulos y ordenó la construcción de un Centro Magnético, un templo subterráneo de misterios para la Era de Acuario, conocido posteriormente como el Sumum Supremum Sanctuarium. El mismo dirigió el trabajo que duró 14 años en su construcción (U 90). Durante esos años desarrolló y modificó también algunos rituales gnósticos. En el templo gnóstico tuvo mucha libertad para desarrollar sus prácticas rituales, incluyendo la Tercera, Cuarta y Quinta Iniciaciones. Sus discípulos construyeron una pequeña casa de madera para él y su compañera, pues con disciplina y austeridad él estaba experimentando un tiempo de penuria y pobreza. Aun escribió sus primeras obras sobre cajas de cartón a la luz de velas. 

En 1954 como resultado de una experiencia extática recibió el nombre Samael, su nombre como Mónada o Mónada-regente del planeta Marte, pues era el arcángel Samael. Además, como Samael Aun Weor, su nombre como Bodhisattwa[3], es conocido como el presidente-fundador del Movimiento Gnóstico Internacional. Luego de esa experiencia mística que resultó en el cambio de su nombre se organizó la primera Junta Directiva legal en Barranquilla, pues Samael acostumbraba a hacer visitas por las zonas cerca de la Sierra Nevada. Adoptaron como nombre Movimiento Gnóstico-Cristiano Universal. Entre la directiva estaba Samael, el Supremo Dirigente del movimiento y Julio Medina V. director para América Latina y otros directores para Colombia, Panamá y Argentina.

Después de organizar todo debidamente en Colombia abandonó el país, pensando en viajar a la India, pero cambió de opinión y fue con su esposa-sacerdotisa con nombre religioso de la Maestra Litelantes y sus cuatro hijos a vivir en la capital de México.  Dos de los hijos procreados se llamaban Horus Gómez y la Dra. Hypatía Gómez de Lozano. Los gnósticos le conceptúan a Samael como hombre de familia. En suelo mexicano dedicó el resto de su vida en el desarrollo del movimiento gnóstico. Dio inicio en 1961 con un grupo gnóstico en el Distrito Federal usando como trampolín cursos de enseñanza para unos estudiantes rosacruces.

En los últimos años como cabeza de su movimiento acostumbraba hacer dos giras anuales para visitar las diferentes asociaciones o centros gnósticos. Además, con el deseo de alcanzar a las multitudes con su mensaje misionero gnóstico, antes de su muerte en 1977 autorizó la celebración de congresos internacionales de la gnosis a los cuales Samael daba mensajes importantes. También la capital mexicana se convirtió en la sede internacional de la gnosis. Samael Aun Weor nunca abandonó ese país donde murió sólo después de haber escrito 60 obras desde pequeños folletos hasta volúmenes de 500 páginas con una temática variada desde la sexología trascendental, la medicina natural, la psicología oriental hasta la antropología o sociología.

Samael decía que su misión era la entrega del mensaje gnóstico y nada más y para él ese mensaje era la Quinta verdad, el Quinto Evangelio y el Quinto Veda (U. 147). Asimismo decía que dedicaba más de 35 años de labor exclusivamente a "formar el Ejército de Salvación Mundial... sobre los planes de una ... nueva civilización y una nueva cultura" (U. 52). Bendecía talismanes y era enemigo del alcohol. Tenía una voz metálica y según sus seguidores no sólo hacía grandes milagros de curación sino también milagros en la naturaleza. Dicen que tenía una capacidad de clarividencia y de telepatía y que podía recordar y contar en detalle a otros no solamente acerca de sus propias reencarnaciones numerosas sino las de ellos también. De hecho según él algunas de sus propias reencarnaciones se llevaron a cabo en Atlántida, China, Egipto y Europa. Samael decía que su gran número de reencarnaciones se debía a sus errores que tenía que pagar, pero que por fin logró perfeccionarse en un "hombre absoluto".

Antes de su muerte o desencarnación en 1977 prometió regresar por sus seguidores para llevarles a salvo del cataclismo en la tierra que se avecinaba.

Después de su muerte el movimiento experimentó desacuerdos internos y se dividió, pero la rama en Puerto Rico reclama asociaciones o grupos gnósticos en San Juan, Bayamón, Caguas, Ponce y su Centro de Capacitación en Villalba. Además tiene asociaciones en los estados de Nueva York, Illinois, California, Florida y Washington. También, se encuentran asociaciones gnósticas en varios países extranjeros, tales como México, Colombia, España, Venezuela, Argentina, Bolivia, Brasil, Costa Rica, Educador, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Chile y la República Dominicana. Su sede mundial permanece en la Ciudad capital de México.

Su práctica eclética

El conocimiento amplio y la erudición esotérica de Samael Aun Weor son obvios. No sólo sus enseñanzas se encuentran ligadas al más profundo hermetismo filosófico y práctico sino también a las doctrinas metafísicas orientales de las diferentes escuelas místicas de la yoga dentro del hinduísmo y el budismo y los conceptos religiosos del occidente (U. 35). Da la impresión de una selección de conocimientos y conceptos con raíces antiguas de otros sistemas pero con una aplicación al siglo XX. Pero la influencia del budismo sobresale y en especial la mahayana. Hay enseñanzas metafísicas, morales y psicológicas, pero se recalca la necesidad de vivir las enseñanzas gnósticas, los principios doctrinarios que enseñó el Venerable Maestro Samael. 

Asimismo es obvio que su gnosis es una religiosa, aunque el nombre oficial en Puerto Rico y sus reclamos niegan esa clasificación. No obstante, su temática, sus prácticas y una gran parte de su vocabulario coloca al gnosticismo dentro de lo tradicionalmente clasificado como religión, aunque con matices mágicos y esotéricos. La gnosis Samaeliana reclama ser superior a todas las escuelas filosóficas esotéricas, las ciencias materialistas y las sectas y denominaciones cristianas, pues es "ciencia pura" y es en esta nueva Era de Acuario la última revelación con el propósito de preparar un ejército de Salvación Mundial. Para cumplir con esta encomienda, tiene sus misioneros gnósticos que llevan el mensaje y fundan nuevas asociaciones en diversos pueblos y países. Tiene sus mantrams, plegarias e invocaciones a los dioses para ciertas litúrgicas mágicas esotéricas. Son necesarias para la cristificación del iniciado. Tiene aun un ritual para lograr una transubstanciación del "semen Crístico" en vino sagrado y el pan (U. 376).

Se reclama que la gnosis Samaeliana no es una religión por ser libre de dogmatismos, pero a la vez conduce a la Gran Realidad. En un sentido es la combinación de los cuatro caminos del monje, el fakir, el yogui y el hombre equilibrado para tratar de llegar al SER. Una de las aspiraciones máximas de todo iniciado consiste en lograr contacto directo, inmediato y permanente con el Espíritu Divino que mora en el interior de cada uno. Su mensaje espiritual consta de tres partes escalonadas o niveles: el primero es el Kinder; el segundo o el mediano es una enseñanza superior en los Mensajes de Navidad y el tercero, el más elevado o trascendental escrito en varios de sus libros, incluyendo Psicología revolucionaria. Samael reclamaba enseñar la misma doctrina que "Jesús el Gran Kabir" predicó. Uno de los postulados gnósticos es que absolutamente todo, "desde lo más grande hasta lo más ínfimo, está dotado de MATERIA, ENERGIA, Y CONCIENCIA" (U. 413). 

El objetivo primordial del Gnosticismo es despertar la conciencia en el ser humano "para que encuentre su propia y verdadera identidad y escrute las verdades ocultas en la naturaleza y en el cosmos infinito" (U. 637). Normalmente la gente vive con su Conciencia dormida, pues los seres humanos están dominados y controlados por los defectos psicológicos que provienen del Yo, el Ego, el Mí Mismo, que es "un manojo de recuerdos, apetencias, temores, odios, pasiones, experiencias egoísmos, envidias, codicias, lujuria...." (Educación Fundamental, 62). Es esencial despertar la Conciencia y así alcanzar la Auto-Conciencia. La Conciencia o Esencia está en el centro de las profundidades de la Mente y se define como la Gran Causa gnóstica. Los ceremoniales secretos gnósticos incluyen el quinto, sexto y séptimo grados que se derivan en parte del esoterismo magista del Egipto de los faraones y del tantrismo[i] oculto.

Sus Distintivos

El gnosticismo Samaeliano reclama ser un ocultismo práctico en vez de teórico. Así su rituales de iniciaciones mayores lo distinguen de otros movimientos junto con sus mantrams (palabras mágicas). Reclama abarcar un sistema de educación fundamental que incluye una psicología revolucionaria, una ética revolucionaria y una revolución de la conciencia, que tiene que ver con tres factores: la muerte, el nacimiento y el sacrificio. La muerte se refiere a la desintegración del Yo, el nacimiento[ii] a la castidad científica y el sacrificio por la humanidad doliente por medio de la enseñanza de la quinta verdad de la gnosis Samaeliana.

La profunda reverencia por Samael Aun Weor lo distingue de otros movimientos esotéricos y religiones, pues aceptan a su fundador como el iniciador de la nueva Era de Acuario, una totalmente revolucionaria y científica, que, para ellos, comenzó el 4 de febrero de 1962. Se le dan muchos títulos, entre los cuales son Gran Avatara de Acuario, Gran Kalki Avatara de la Nueva Era Acuaria, "Budha Maytreya", "siervo Boddhisattwa", Venerable Maestro de Sabiduría y el Hombre Absoluto. Aun ha sido identificado como el quinto Angel del Apocalipsis (Apo. 9:1; 19:11-16) y el quinto jinete apocalíptico[4]. Recibió a "Samael" como el nombre secreto de su Real Ser cuando la Mónada o Logos o Arcángel Regente del planeta Marte descendió y penetró en el cuerpo del Hierofante (sacerdote) Aun Weor el 27 de octubre de 1954 en la Sierra Nevada de Santa Marta de Colombia. Este era el advenimiento de Samael. Además, según sus revelaciones y las creencias de sus seguidores ese genio de Marte tenía muchas diferentes reencarnaciones entre diferentes razas en diferente continentes y diferentes épocas, siendo su última en el siglo XX. También como el enviado de la Gran Logia Blanca tenía vínculos especiales con esa Venerable Hermandad o Fraternidad, la cual obedecía.

Posiblemente su enseñanza más distintiva es en relación con el sexo[5] y las prácticas sexuales. Enseña que  para poder llegar al pináculo de la sabiduría es esencial conservar la energía vital el cual se logra al transmutar el semen[6] en energía, la cual pasa de un chakra[7] a otro a lo largo de la espina dorsal o sea, de la serpiente Kundalini[8] hasta llegar al cerebro. La transmutación conduce a la regeneración del organismo físico, los sentidos psíquicos y la parte espiritual. Esto se hace por medio de relaciones sexuales entre matrimonios exclusivamente con la penetración sin la eyaculación de la esperma, pues si se derrama, significa un paso hacia atrás en la evolución espiritual. En este acto sexual controlado, Kundalini, el Fuego Sagrado, sube por la espina dorsal y ascienden las energías sublimadas siempre y cuando la conexión sexual entre marido y esposa se hace sin pérdida del "licor seminal". Ni ella ni él deben alcanzar el clímax, pues tanto para él como para ella sería desastroso espiritualmente y, según su interpretación, se trataría de una violación del sexto mandamiento del decálogo de Moisés. 

Además, según su interpretación alegórica de Génesis 2, el sexo, que es el árbol del bien y del mal, es sagrado y la magia sexual sin eyaculación del "Ens-Seminis" es esencial para la liberación. Dicho de otra manera, el secreto indecible del Gran Arcano "consiste en conectarse sexualmente con la mujer, y retirarse de ella sin eyaculación seminal". Esto es la supra-sexualidad por la senda del filo de la navaja. La pareja matrimonial tiene que separarse para evitar el espasmo cópula química que sería derramar el vaso de Hermes Trismegisto[9]. Además, según Aun Weor, no es esencial la eyaculación de la esperma para que la mujer se quede encinta, pues una que otra pueda que salga y fertiliza o fecunda al óvulo de la mujer. En tal caso el resultado sería la formación de una criatura superior.

Para la gnosis la fornicación es la eyaculación de la esperma, aun entre matrimonios, y se señala que ningún fornicario entrará el reino de los cielos (Apo. 22:15). Es, además, el pecado contra el Espíritu Santo[10] (Mt. 12:22-32). Comer del fruto prohibido en el huerto de Edén fue el acto sexual con eyaculación. El Pecado Original consistió en fornicar o derramar las aguas vivientes del Vaso de Hermes Trismegisto. Esta caída sexual causó el consecuente distanciamiento del Real Ser Interior Profundo (U. 478). Se le clasifica como un crimen tanto el derramar ese vidrio líquido, flexible, maleable de la Alquimia como la homosexualidad. Además, se condenan la masturbación y los sueños nocturnos.

Debido a la necesidad de la transmutación del semen, es imposible para un soltero o una soltera disolver todos sus "agregados psíquicos" o defectos psicológicos o el Yo Pluralizado sin el acto matrimonial, aunque los pueden eliminar en un 50%. La sublimación del sexo convierte el matrimonio en una relación perfecta o en un paraíso sobre la tierra, pero lo contrario es la fornicación que lo transforma en un infierno viviente y permanente. La única manera de autorealizarse es por medio del poder viril sexual en el matrimonio. Ningún impotente o eunuco lo puede alcanzar (U. 530). 

Otras enseñanzas esotéricas

Las dimensiones: Para la gnosis existen varias dimensiones, universos o mundos paralelos y diferentes cuerpos de los seres humanos. Estas dimensiones o coordenadas o verticales incluyen la tercera, la cual corresponde a nuestra existencia en el mundo físico, lugar donde la mayoría de los seres humanos llevan a cabo sus vidas. Las supradimensiones o las superiores son desde la cuarta hasta la séptima. La cuarta, el hiper-espacio, es la que también se llama Jinas, que es la que se visita en un viaje astral. Para entrar en esa dimensión, en una posición reclinada y con fe, por medio de una técnica de meditación que involucra la repetición de ciertos sonidos mágicos, uno puede penetrar el mundo astral y visitar catedrales, templos, palacios, monasterios y mundos superiores extraordinarios. En esas catedrales moran ciertos grandes sabios y hay poblaciones humanas con sus ciudades mágicas con gente de carne y hueso. La quinta dimensión es el mundo astral donde "se encuentran los desencarnados esperando turnos para retornar al mundo tridimensional..." En la séptima, "cabeza y origen de todas las dimensiones... está la morada de Jehová".

Su antropología. Según Samael Aun Weor, a través de los siglos cinco de siete razas han habitado la tierra, pero todavía faltan dos más. La actual es la raza Aria. Entre las que ya vivieron en el pasado están las Polar, Atlante y Lemúrica. Pero en cuanto al individuo Samael identifica cuatro cuerpos que son el físico, astral, mental y el causal.

Para la gnosis el hombre tiene la potencialidad de ser un ángel, un dios o un demonio. Su destino se desarrolla a través de sus diferentes vidas mediante múltiples reencarnaciones sometidas siempre a la ley de Karma. Es muy importante para cada ser humano disolver, desintegrar, decapitar o librarse del "yo pluralizado" que con frecuencia consiste de emociones fuertes y otras veces de vicios y defectos. Estos a veces se identifican de diferentes maneras tales como el "yo fariseo", el "yo animal o ego animal pluralizado", el "yo de celos", los "grilletes del Ego" y los "agregados psíquicos". Estos elementos energéticos indeseados tienen embotellado nuestro psiquis y determinan nuestra conducta equivocada. Son representaciones de gula, lujuria, envidia, codicia, celos, orgullo y pereza entre otras. Este "yo pluralizado" ha creado el dolor. Son demonios terribles que nos mantienen atados a la vana existencia insustancial o material. Es absolutamente necesario que sean disueltos, muertos, destruidos o crucificados. Sin su aniquilación[iii] lo nuevo no adviene. Según la gnosis, la meditación interior profunda es un medio saludable y necesario para trabajar sobre estos. Es de hecho la llave fundamental que abre las cadenas que atan a las almas condenadas a la terrible pena de "existir". En la meditación se utiliza un "mantram" (palabras mágicas) especial para librarse de las prisiones de la mente. 

Así que la salvación o liberación es esencial. La doctrina gnóstica sirve de instrumento para que cada cual pueda conseguir su propia liberación (U. 49), la cual no se logra por la fe, sino lo indicado es el auto-salvarse[11] o la auto-realización del Real Ser. Esto se logra al despertar la conciencia, la auténtica y legítima facultad cognoscente, lo divino que habita en el fondo del alma. Los medios para la auto-realización íntima del Ser se enseñan en el cuerpo de doctrina que Samael Aun Weor entregó a los iniciados en sus escritos y enseñanzas. Además, por medio de las ceremonias de los Misterios y la aplicación de los conocimientos gnósticos cuando se hace unos super-esfuerzos es posible un cambio radical y la auto-realización íntima. No obstante, no se logra mecánicamente.

En cuanto a su enseñanza sobre la reencarnación cree en la involución tanto como la evolución. En la involución la Karma negativa puede llevar a uno hacia atrás y como consecuencia se reencarna en animales, plantas y minerales. Así que dependiendo de su Karma, el alma de un ser humano puede convertirse en elementos vegetales -- plantas, árboles y flores -- y especies de animales. Esto distingue su concepto de otros que enseñan únicamente la progresión por medio de la reencarnación, como es el caso de los espiritistas[12]. Además, la gnosis cree en la ley de recurrencia o el retorno, pues en sucesivas reencarnaciones las mismas almas se conocen y coinciden una y otra vez, pues todo se repite tal como sucedió pero agregándole sus consecuencias. 

Reclamó Samael Aun Weor de haber conversado con por lo menos un extraterrestre. Su apertura a ellos y su aceptación de su existencia se nota en la revista ¡Enigma! donde se da mucha importancia a los fenómenos OVNIS en y afuera de Puerto Rico.

Una evaluación cristiana

La gnosis tiene varias autoridades, pero las interpretaciones de su fundador son clave. Son tan esenciales que se sigue publicando sus libros en diferentes ediciones, pues han convertido en una fuente importante de ingresos para el movimiento. Samael usa varias fuentes en sus enseñanzas que van desde los libros sagrados de las diferentes religiones orientales y occidentales y escuelas filosóficas a su propia experiencia en sus viajes astrales. Está compenetrado de influencias del esoterismo -- tanto la magia teúrgica como la Cábala hebrea, del Catolicismo y sus temas de la Virgen María, la misa y la Biblia, y las prácticas y enseñanzas del Oriente, especialmente las del budismo mahayana. Sus enseñanzas son sincretistas, pues la gnosis es una mezcolanza de conceptos religiosos y filosóficos. Entre ellos los conceptos budistas ejercen gran influencia sobre sus interpretaciones del "yo" y en su vocabulario, especialmente sus términos técnicos. Pero usa también vocabulario de los movimientos hindúes y las sociedades iniciáticas e incorpora a sus prácticas la yoga y distintas formas del esoterismo o ocultismo incluyendo el del antiguo Egipto. Además, contiene ideas e ilustraciones de las enseñanzas de las religiones autóctonas de las Américas, tal como las prácticas y creencias aztecas de México.

El uso de la Biblia por Samael es de interés particular para el cristiano. En ocasiones ataca la interpretación literal, pero en otras le da interpretaciones literales, pues hacía referencias a Noé, el diluvio universal y a las catástrofes en los tiempos finales, esperando una destrucción de la tierra por el fuego como eventos reales de la historia. Igualmente acepta la vida histórica de Jesús. No obstante, sus principales interpretaciones de la Biblia eran alegóricas o metafísicas. Aun hacía referencias a la mitología hebraica y los "alegóricos Evangélicos". Ese tipo de interpretación le permitía cuadrar la enseñanza bíblica con las enseñanzas gnósticas[iv] y las otras religiones. Además de esta inconsistencia de su parte, faltan explicaciones y justificaciones adecuadas de sus normas de interpretación bíblica. Como quiera, su interpretación predominante es la metafísica o alegórica[13]. 

Reconocía Samael a Jesús como figura histórica, pero le quitaba valor y significado como Cristo Jesús, pues hablaba de él como Jeshua Ben Pandirá de Nazaret. Lo consideraba un predicador de la doctrina gnóstica. Decía que era el iniciado más grande que haya venido al mundo y lo identificaba como el Gran Kabir. A la vez distinguía entre Jesús de Nazaret, el Gran Kabir, y la doctrina del Cristo Interior[14] acerca del cual decía que Jesús y Pablo de Tarso enseñaron. Insistía en que la venida del Gran Maestro sería desde adentro de los seres humanos. Pero esa venida desde el fondo mismo de nuestras almas dependería de la perseverancia y de la lucha de uno por eliminar los elementos inhumanos interiores. En ese día vendría el Cristo Intimo a hacerse cargo de todos los procesos mentales, emotivos, sentimentales y sexuales y así incorporarse adentro de uno, convirtiéndose en un hombre de carne y hueso en cada uno de los seguidores de la gnosis (U. 327-328). Por consiguiente, para Samael, Jesucristo no era el único de su clase en la historia sino puede haber muchos otros. Era solamente uno entre tantos otros, aunque fuera un gran Iluminado entre otros, un gran avatar entre otros o un gran profeta o maestro entre otros. Así que, este Jesús no era el único Hijo de Dios de la Biblia, el que tenía y tiene la máxima autoridad, trayendo la última palabra de revelación que a su vez es la normativa y definitiva (Mt. 16:13 al 17:8; Heb. 1:1-14)[15].

Su concepto de Dios es politeísta, inmanente e impersonal. Así que Dios no es Uno ni trascendente ni personal. Aunque hable del Padre, Hijo y Espíritu Santo, no se trata de la enseñanza de la Trinidad cristiana[16]. Pues Samael habla también de Elohim (Elojim), Jehová, Jah-hovah, Jahnve, Javhe, el dios Jano, el dios Agni, la Madre diosa Kundalini y Padre-madre como dioses. Además, los hombres pueden convertirse en dioses. 
 
¿Qué es lo que se puede decir en cuanto a la base bíblica para el coito en el acto sexual? ¿Cuál hay de cierto en su enfoque sobre el sexo y sus interpretaciones únicas sobre la enseñanza bíblica y la fornicación? ¿Qué fue el propósito del Creador en la sexualidad humana? Su propósito puede verse en los relatos de la creación en Génesis 1 y 2. En el primer capítulo se nos informa que Dios creó al hombre y a la mujer en el sexto día y luego califica toda su nueva creación como "muy buena" (1:31). Durante los primeros cinco días ya había calificado todo lo creado como solamente "bueno" o "bien" hecho (1:4, 11, 12, 18, 21) en vez de "muy" bueno o "bueno en gran manera". No obstante, al final del sexto día califica todas las cosas creadas como "muy bien" o "bien buenas" y eso sólo después de haber creado al hombre y la mujer con sus diferentes naturalezas sexuales (1:26-27). Es esencial recalcar que dentro de esa calificación están incluidas nuestras naturalezas sexuales. De allí concluimos que Dios creó la sexualidad humana como una parte buena de los seres humanos y de que en sí el sexo no es malo o sucio o asqueroso o pecaminoso, porque todo que Dios creó era bueno en gran manera. 

Es evidente que en este relato está vinculada la procreación, porque les mandó que se multiplicaran (1:28). Esta orden de procrear forma parte de su bendición y se da antes del primer pecado. Está obvio, entonces, de que derramar el semen en el matrimonio tiene la bendición de Dios, por ser el medio normal y natural de engendrar hijos. En el segundo relato se asocia el sexo con la unidad de la familia (2:24) en vez de con la procreación. Eso sugiere un segundo propósito por ello, pues no era bueno para el hombre estar solo (2:18). Por eso le creó una esposa idónea y así solucionó su necesidad de compañía.
 
¿Tenía que ver la fruta prohibida del árbol del conocimiento del bien y del mal en Génesis 2 y 3 con las relaciones sexuales entre Adán y Eva y por ende, el derrame del semen? Contestar que sí nos lleva a afirmar que Dios los castigó, porque obedecieron su orden de procrear y llenar la tierra con habitantes. Y eso señalaría a un Dios inmoral e injusto, pues los arrojó del huerto por haberle obedecido. Así que la procreación era el plan de Dios para poblar una tierra despoblada y unificar a una pareja en una vida matrimonial. Para lograr esto, entonces, tendrían que vivir en matrimonio. De manera que si no hubieran tenido relaciones sexuales, hubieran desobedecido a Dios. Concluimos, pues, que la fruta prohibida no era el sexo en matrimonio[17].

En el Génesis 2 cuando Adán no encuentra compañera idónea entre los animales (2:19-20), Dios personalmente y sin intermediario le crea a una con el fin de que los dos llegaran a ser "una sola carne" (2:21-24). ¿Qué quiere decir esto? La mayoría de los teólogos están de acuerdo en que "una sola carne" se refiere al acto sexual en el matrimonio. Según el relato Dios aprueba esta relación a tal grado de que El mismo creó a una compañera idónea y adecuada para el hombre. ¡No delegó este acto de creación a ningún ángel! Esta idoneidad en parte envolvía el acto matrimonial con el propósito de unir a la pareja en una familia. Concluimos, pues, que a propósito Dios creó las diferentes naturalezas sexuales y a propósito Dios formó una mujer idónea para el hombre.

Así que el sexo y el acto sexual matrimonial son dones de Dios y parte de su bendición para ellos. No son malos en sí y por sí, porque Dios como Creador creó todo "muy bien". La moralidad del sexo tiene que ver con el uso del mismo, no con su existencia. Dios lo creó "muy bueno" para su expresión dentro del matrimonio con fines buenos, aunque nuestras actitudes, motivaciones y pensamientos también pueden distorsionarlo, rebajarlo y degradarlo.

El caso de Onán, el segundo hijo de Judá, clarifica aun más el asunto sobre el derrame del semen (Gén. 38:7-26). Según la ley del levirato de su época le tocaba a él procrear a una descendencia para su hermano que murió sin hijo, pero cuando se unía a Tamar, vertió el semen en la tierra "para no dar descendencia a su hermano". Como consecuencia murió. ¿Fue su pecado el coito o el de botar el semen en el suelo para que Tamar no diera heredero a su hermano? Se aclara eso al final del episodio, porque cuando se creía que Tamar estaba encinta debido a relaciones sexuales fuera de matrimonio, conforme a la tradición del pueblo, Judá la iba a quemar, pero cuando se le reveló que él mismo era el padre de la criatura debido a un acto sexual con ella cuando pretendía ser ramera, Tamar fue exonerada y Judá dijo que ella era más justa que él. Así que Judá aceptó la responsabilidad por el cuidado de ella y de su hijo.

¿Prohíba el sexto mandamiento el derrame del semen en el coito? De ninguna manera. Al contrario aprueba las relaciones sexuales en el matrimonio y, por ende, el derrame del semen, pero prohibe el coito con alguien que no sea cónyuge de uno. La finalidad de este mandato es ayudar a conservar la integridad y la santidad del hogar. De hecho en la Biblia la consumación del matrimonio está en la unión sexual, como es evidente en el caso de Isaac y Rebeca (Gén. 24:67).
 
En el Nuevo Testamento se menciona la fornicación en varias ocasiones tanto como prohibiciones (Hch. 15:20, 29) como en las listas de los pecados (compara Gál. 5:21; Apo. 21:8)[18]. ¿Qué es la fornicación? La principal palabra griega, porneia[19], se usa 25 veces y eso es mucho más que "adulterio". Puede ser traducida como "fornicación" o "prostitución" que sugiere con frecuencia que por lo menos uno de los involucrados no es casado. Su condenación y prohibición es un claro rechazo incondicional a toda relación sexual extra-marital. En la enseñanza de Jesús lo malo no era solamente el contacto físico, el único causal permitido por el divorcio de una legítima esposa (Mt. 5:32; 19:9), sino también el deseo mental (Mt. 15:18-19). 

Pablo hace referencia a ella mucho más que Jesús debido a las prácticas sexuales sin restricciones en el mundo greco-romano. Hacía claro que la fornicación era incompatible con el Reino de Dios (1 Cor. 6:9, Ef. 5:5) y aun dio instrucciones a que los fornicarios fueran expulsados de la iglesia (1 Cor. 5:13) y que los cristianos debían dejar de tener compañerismo con ellos (1 Cor. 5:9). Además, era deber cristiano mantener su cuerpo puro (1 Tes. 4:1-5), pues era templo del Espíritu Santo (1 Cor. 6:19); tampoco se debe entregar el cuerpo a una ramera (1 Cor. 6:15-16). De hecho la fornicación pone en vergüenza el cuerpo (1 Cor. 6:18). Además, era contraria a la obra del Espíritu Santo (Gá. 5:22), pues era un acto mundano y ellos debían buscar lo de arriba (Col. 3:11-13). Puesto que no todos tenían el don de continencia (1 Co. 7:2), la alternativa para un creyente era el matrimonio (1 Co. 7:2). Así se podría expresar esos deseos e impulsos entre esposo y esposa sin pecar (Heb. 13:4). Hemos de notar que para Pablo la fornicación nunca se conceptualiza como el derrame del semen sino la de unirse carnalmente a alguien que no era su cónyuge. Obviamente la posición cristiana es estricta y severa, pero en el caso de que uno violara esta norma, con arrepentimiento uno puede recibir perdón de Cristo como era el caso de otros pecados (1 Co. 6:11). Tal es así que aun Rahab, la ramera, se salva por la fe (Heb. 11:31) y eso se evidencia por medio de sus obras (Stgo. 2:25) -- ¡aun se convierte en progenitora del Mesías!
 
Sólo unas décadas después de Cristo, algunos que se creían seguidores de las tradiciones de los apóstoles se apartaron de esta interpretación del sexo. Pero Pablo había advertido de esto cuando dijo en su primera carta pastoral a Timoteo que "en los últimos tiempos algunos se apartarán de la fe, siguiendo espíritus engañadores y enseñanzas que vienen de demonios... Esta gente prohibe casarse..." (1 Timoteo 4:1-3). Esta prohibición del sexo se desarrollaría de una valoración negativa del sexo y del acto sexual.  

No hay texto bíblico alguno que estipula directamente la abstención del sexo en la vida de un creyente o para un ministro cristiano. De hecho la inversa es cierta. Jesús no lo prohibió[20]. En Hebreos 13:4, cuando se dice que el matrimonio es honroso y "la relación conyugal" pura acepta la moralidad del sexo en el matrimonio, y de ninguna manera señala o supone que eso sea sin derramar el semen. Además, Pablo en 1 Cor. 7 hace claro que es aceptable y señala la obligación o deber de compartir los dos en el acto conyugal. Y eso no implicaba desistir antes del clímax. De hecho los mismos apóstoles tenían a sus esposas (1 Corintios 9:5) incluyendo a Simón Pedro (Mateo 8:14; Marcos 1:30) y en cuanto al pastor cristiano sólo le limitó a una sola esposa (1 Timoteo 3:2,12; Tito 1:6-7).

Además, Pablo nunca mandó que el cristiano se quedara soltero, aunque su creencia en la cercanía de la segunda venida de Cristo influía su preferencia a que uno no se casara (I Corintios 7:6-9, 25-40). De hecho la valorización positiva del Creador por el sexo en los primeros capítulos de Génesis nunca se modifica en la Biblia. Tanto Jesús como Pablo reconocen que los solteros y los casados pueden servir a Dios. Casarse no es condición para ministrar la palabra de Dios; tampoco lo es permanecer soltero.

No hay ninguna evidencia explícita de que Jesús y Pablo asumieran una posición negativa hacia el sexo o el derrame del semen. 

Los diccionarios coinciden con la definición bíblica de "fornicación". Uno en español dice que la define como "realizar fuera del matrimonio el acto de la generación" y señala como sinónimos, concubinato, fornicario y prostitución. Uno en inglés la define como "la relación sexual humana que no sea entre un hombre y su esposa; la relación sexual entre cónyuge y una persona soltera o entre gente soltera". A su vez definen "adulterio" como "el acto sexual voluntario entre un hombre casado y otra que no sea su esposa o vice versa". Se trata entonces la fornicación de la "violación de la fidelidad conyugal". Otro libro afirma que se trata de la unión carnal entre un hombre no casado y una mujer no casada. Ninguno lo define como el derrame del semen.

Podemos concluir que esta organización iniciática de la Nueva Era en realidad promulga muchas antiguas enseñanzas de movimientos religiosos que no son cristianas.


    
[1]Los otros nombres incluyen el Gnosticismo Universal, el Movimiento Gnóstico Internacional, el Movimiento Gnóstico-Cristiano Universal y la Santa Iglesia Gnóstica.

     [2]Estos datos biográficos aparecen en el libro de Uzcátegui Q., Oscar. Samuel Aun Weor, el Hombre Absoluto (Madrid: Gráficas de Diego, 1990). Las notas internas usan U. como referencia a este libro.

     [3]Ver "Un Vistazo al Budismo" donde se señala que uno de los distintivos del budismo mahayana es la enseñanza de que algunos seres iluminados en el umbral de entrar en la nirvana deciden regresar a la tierra para ayudar a la gente en sus vidas espirituales (La Sana Doctrina, Abril-Mayo, 1995, X:3).

     [4]Compare Apo. 6:2, 5, 8 y 19:11.

     [5]Se utiliza una variedad de nombres para referir a esta enseñanza acerca del sexo, incluyendo la Piedra Iniciática que es el sexo; Maithuna que es la sexo-yoga, el Gran Arcano A.Z.F., el remedio infalible para matar al Satán y el medio de destruir el dolor que lo constituye el Yo psicológico.

     [6]También se le llama la sustancia cristónica, energía seminal y energía genética. Según la gnosis la caída de Adán y Eva ocurrió, porque derramaron su energía sexual en la fornicación. Además según su interpretación alegórica, Adán era una raza de andróginos (varón-hembras) que tenía ambos sexos (Gén. 5:2 y 1:26-28). (Villegas Q., E. El Gran Cambio (octava edición). pág. 51-54.

     [7]Un centro adentro del ser humano por el cual fluye energía. Se considera los siete principales como núcleos de fuerzas físicas imperceptibles a los cinco sentidos.

     [8]En la anatomía mística del tantrismo y el yoga, Kundalini se refiere a la energía cósmica vital o el poder serpentino electro-espiritual de los seres humanos. Se asocia con los chakras.

     [9]Un dios en la mitología griega que tiene el nombre egipcio de Thoth. 

     [10]Ver "La vida para siempre ¿condicionada?" en Las doctrinas sanas y las sectas malsanas (páginas 209-210) o Las sana doctrina (Mar.-abril 1991).

     [11]Ver "La parte nuestra en nuestra salvación" (Mar.-abril 1988), página 70 de Las Doctrinas Sanas y las Sectas Malsanas.

     [12]Ver páginas 152-158 en Las doctrinas sanas y las sectas malsanas o "La reencarnación y sus evidencias" en La Sana Doctrina del enero-feb. de 1990.

     [13]Se presentan maneras de corregir este tipo de interpretación en "La Palabra Diaria y Unity" en La Sana Doctrina, VIII (Mayo-junio, 1993), pág. 8.

     [14]Ver "El Cristo", en Las Doctrinas Sanas y las Sectas Malsanas, pág. 293-300 o La Sana Doctrina, (VII:6 (Nov.-dic., 1992).

     [15]Ver en Las Doctrinas Sanas y las Sectas Malsanas "¿Eres un cristiano del Antiguo o Nuevo Testamento?" pág. 26-29 o La Sana Doctrina de diciembre-enero de 1987.

     [16]Ver en Las Doctrinas Sanas y las Sectas Malsanas "¿1 + 1 + 1 = 1 ó ¿1 + 1 + 1 = 3?" (pág. 1-3) y "¿Quién es Jehová?" (pág. 11-12) o La Sana Doctrina ( Dic., 1985 y Marzo, 1986)

     [17]Ver "El Pecado", páginas 223-225 (Julio-agosto 1991) en Las Doctrinas Sanas y las Sectas Malsanas.

     [18]Ver estas listas: Mr. 7:20-23; Gál. 5:19-21; Ef. 5:3-5; Col. 3:5-9; 1 Cor. 6:9-11; 1 Ti. 1:9-11; Apo. 21:8 y 22:15. Ver también estos textos claves: 1 Cor. 6:12-20, I Cor. 7 y 1 Tes. 4:3-8.

     [19]Puede referirse tanto a la vida física como espiritual. En el último caso se trata de la infidelidad a Jehová (Oseas 1-3). 

     [20]Es cierto que Jesús nunca se casó, pues la enseñanza de los Mormones (la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días), de que María Magdalena, María y Marta eran sus esposas y que Jesús se casó en la boda de Caná de Galilea se trata de una inferencia o suposición sin fundamento explícito bíblico. Más bien su presencia en las bodas de Caná demuestra con claridad su aprobación del matrimonio. Aun más, al transformar el agua en vino dio a la pareja recién casada el regalo más costoso de su ministerio público. No obstante, Jesús permite a que uno escoja voluntariamente a no casarse (Mt. 9:11-12).


     [i]..En el tantrismo la "unión sexual (maithuna) con la mujer, pasa a ser la realidad simbólica de la unión con la suprema fuerza del universo" y "las prácticas y ritos sexuales ocupan lugar preponderante".

     [ii]..Según su interpretación alegórica, las palabras de Jesús de nacer del Espíritu y del agua (Juan 3:5) se refieren al semen y al fuego Kundalini, es decir, hacer uso científicamente de nuestras propias energías creadoras. [Para interpretaciones cristianas de ese texto ver Las doctrinas sanas y las sectas malsanas, páginas 174-176 o "El bautismo ¿nos convierte en hijos de Dios?" de La Sana Doctrina (Julio-agosto, 1990)]. 

     [iii]..La influencia del budismo es obvio aquí (ver Las doctrinas sanas y las sectas malsanas, páginas 171-172 o La Sana Doctrina, Mayo-junio, 1990) y "Un Vistazo al Budismo" (Abril-Mayo, 1995) X:3.

     [iv]..Un ejemplo es su identificación de la copa de la última cena de Jesús el Cristo con "el ["bendito" y "divino"] órgano sexual de la mujer" en el cual él "bebió" durante esa cena (U. 530). Otro ejemplo es su interpretación del borrico en el cual Jesús estaba montado el Domingo de Ramos para entrar a "la Jerusalén celestial"; dicho animal fue la mente que hay que montar y someter (Aun Weor, S. Introducción a la Gnosis. Puerto Rico: Editorial Futura, 1992),  88.

Sobre Nosotros

Bienvenido a nuestra página oficial. La Sana Doctrina es una revista informativa sobre las sectas y las doctrinas sanas de los Bautistas del Sur.

En Contacto

La Cumbre Calle Jefferson
#616 San Juan, PR 00926

t. 787-789-1040

e. dtmoore98@gmail.com

 

Multimedios

e. pastor.acuadrado@gmail.com

Suscribirse

© 1985 - 2020 La Sana Doctrina. Diseño web por el  Pastor Albert Cuadrado.