“Momentos proféticos y las falsas interpretaciones de Julio Ribas,” Tomo VII:78-82
Por:  Dr. Donald T. Moore

            El pastor puertorriqueño, Julio E. Ribas Dominicci, dirige los estudios sobre los tiempos finales en el programa televisado “Momentos Proféticos” desde hace varios años. Este programa se transmite en toda la isla y en otros países hispanos de las Américas. Después de graduarse en 1972 de la Universidad Interamericana en Administración Comercial con una concentración en economía, ejerció la gerencia de una institución financiera por trece años antes de que él y su familia sintieran un “llamado por Dios el Espíritu Santo.” Se unió a una congregación evangélica en el pueblo de Utuado en la que fue miembro durante siete años sirvió como anciano, presidente de la Junta de Diáconos y coordinador de campañas evangelísticas en las cuales predicaron, entre otros: Yiye Ávila, Jorge Raschkie y Morris Cerrulo. Según su página de la Internet,[1] durante esos años recibió el llamado al pastorado y a establecer la Iglesia Cristiana de Avivamiento “La Roca, Inc.,” la cual “fue una división producida por él de la Iglesia Metodista” de Utuado.[2] Desde su fundación en 1979, la iglesia ha sido pastoreado por su fundador con un fuerte impulso evangelístico. El concilio de iglesias de Ribas tiene por lo menos cuatro iglesias: la suya en Utuado, la Iglesia Cristiana de Avivamiento la Roca, Inc. y otras con el mismo nombre en Guayama, Toa Baja y Orlando en el estado de Florida, donde pastorea su hijo.[3]

             Ribas ha llevado su esquema profético de interpretación del plan de Dios para los últimos días a diferentes naciones. Reclama haber visitado países internacionales en ambos hemisferios y en por lo menos cinco continentes. Después de iniciar su programa radial, comenzó a transmitir sus mensajes por televisión en la Cadena del Milagro de Yiye Ávila, y a través de otros canales simultáneos y, también, vía satélite a través del GE-2-85 oeste, canal 4, cubriendo así Norte, Centro, Sur América y el Caribe con una audiencia de cerca de veinte millones de personas.[4] Su esposa o pastora, Noemí Santiago, participa en el programa leyendo pasajes bíblicos y es activa en la congregación. En sus programas, Ribas pasa mucho menos tiempo en la lectura de la Biblia que en su interpretación profética, usando recientes artículos de la prensa internacional para confirmar y comprobar sus interpretaciones escatológicas. Pocas veces alude a una exégesis y exposición del texto bíblico tomando en cuenta su trasfondo histórico. O sea, de sus supuestos y ciertos sucesos actuales interpreta la Biblia, en vez de basarse en los principios bíblicos cuando analiza y comenta sobre los pasajes. Algunos han denominado su enfoque “terrorismo apocalíptico.” Esta caracterización se debe a que Ribas presenta “por televisión esquemas bien gráficos indicando” el inminente regreso de Cristo y el arrebatamiento, un mensaje que infunde mucho miedo en la gente que le escucha, porque subraya la iglesia dejada y la iglesia levantada o la iglesia que se va y la que se queda.[5]

            Se han identificado varias características sectarias en su “ministerio.” Entre ellas, está la insistencia de Ribas de que su programa es “totalmente divino y toda su interpretación bíblica es infalible, porque insiste en que el “Espíritu Santo ha puesto en mí un poder profético extraordinario.”[6] Especialmente al principio y al final de sus programas, sobresale el mucho tiempo que dedica a promover la venta de sus materiales. Pide que se le envié el dinero como “ofrendas” por las cuales le permite enviarle las grabaciones de sus conferencias y actividades, y otros materiales escritos. Considera sus ofertas como las “únicas correctas,” junto con la inferencia de que “son las únicas aceptables para Dios.” De forma parecida, reclama “conocer el Reloj o calendario de Dios y ha establecido que la palabra bíblica controla la realidad de las naciones de manera absoluta.” Asimismo, cree que sus enseñanzas son fieles en todo a la revelación divina y está convencido de que estamos en el tiempo del arrebatamiento[7] a pesar de que el rapto “no ocurrió como él esperaba en el 2007”[8] o el 2008. Además, presenta sus creencias como esenciales para ser salvo, lo cual transforma el mensaje de “la salvación ya no ... por gracia sino condicionada por el arrebatamiento.”[9] Asimismo, considera “a los demás líderes cristianos, que no comparten su punto de vista apocalíptico, como agentes de Satanás que están corrompiendo la iglesia cristiana, por lo cual les aguarda el infierno.”

            También cree equivocadamente que usa la Biblia original, o sea, “la versión Reina Valera de 1909 y la mejor copia de ella, que es la de 1960.”[10] Pero en realidad la primera versión de la Reina Valera se hizo en el tiempo de la Reforma Protestante en el Siglo XVI d.C. y los manuscritos más antiguos de la Biblia fueron escritos más de un milenio antes y, principalmente, en los idiomas griego, hebreo y arameo, en vez del español.[11] Además, ha señalado a Gorbachov como el Anticristo y después también a Tony Blair como tal, [12] pero ya ha cambiado de parecer sobre este último. Pero en 2009, alega que el mandatario de la Unión Europea será el Anticristo que se une con el Falso Profeta en el imperio del Anticristo.[13]

            Probablemente el error básico y más peligroso de Ribas es la forma en la que interpreta la Biblia y, en especial, el libro de Apocalipsis. Desde el punto de vista de la hermenéutica,[14] es un error fundamental interpretar la Biblia y, por ende, la escatología bíblica a la luz de los sucesos que están ocurriendo actualmente según las noticias del momento en los periódicos y diarios publicados en diferentes países del mundo. Como bien señalan los redactores de la Versión Popular de la Biblia Dios Habla Hoy, primeramente el último libro neotestamentario se refiere “a la situación y los sucesos de la época en que se escribió, o sea, aproximadamente hacia fines del siglo primero de nuestra era. Constituía un mensaje concreto para los cristianos de entonces, no una especie de plan detallado de la historia desde entonces hasta nuestro tiempo.” Tampoco Apocalipsis da un plan o bosquejo de lo que sólo ha de ocurrir en los tiempos finales. Ni siquiera hace “predicciones minuciosas sobre el futuro.” No obstante, su mensaje esencial “es válido para todas las épocas. Es la firme proclama de que, a pesar de que en periodos más o menos prolongados de tiempo las fuerzas del mal puedan prevalecer, el triunfo definitivo será de Dios, por medio de Jesucristo. Este es el mensaje de esperanza, aliento y seguridad con que termina la Biblia.” [15] Obviamente, si la forma en que Ribas interpreta el libro de Apocalipsis es equivocada, también sus conclusiones serán erróneas. Por eso, es muy importante saber interpretar y aplicar ese libro y sus enseñanzas escatológicas, salvíficas y apocalípticas principales.[16]

            Cabe reiterar que Rivas resta importancia al trasfondo histórico en sus interpretaciones de la Biblia. Ensalza en demasía la importancia del libro de Apocalipsis para el día de hoy. Por ejemplo, dice que: “En este momento es Apocalipsis que le da la oportunidad de ser salvo o Apocalipsis que le quita la salvación que Cristo te dio.”[17] Esa afirmación señala una enseñanza de Ribas que contradice otros pasajes de la Biblia sobre la seguridad de la salvación, como Juan 3:16, que promete la vida eterna en el Hijo. Para él no existe la seguridad de la salvación o la perseverancia de los santos.[18] Comoquiera reclama enseñar la verdad como está escrita en las Escrituras, pues la iglesia tiene la oportunidad de salvarse eternamente o ser condenada. Estimula así el miedo del pueblo de Dios de perder la salvación, pues niega la vigencia de Juan 3:16 para hoy; es cosa del pasado.

            Esa inseguridad de salvarse está aumentando por su enseñanza de que la Biblia establece siete fórmulas de salvación: una diferente para cada etapa o época de la iglesia. Ahora, según él, hemos pasado de la etapa de la gracia de Jesucristo a la etapa del rapto (la Iglesia de Filadelfia). Por ende, dice que el pueblo cristiano tiene que entender que el Dios trino, Padre, Hijo y Espíritu Santo, ha establecido siete fórmulas o planes diferentes de salvación y una de ellas, la cuarta, corresponde hoy a la iglesia del arrebatamiento, porque ya hemos pasado de la etapa de la “salvación de la gracia” de Jesucristo mediante su sangre, la Palabra y el Espíritu Santo. Ya hemos entrado en la salvación del tiempo postrero de la Iglesia del Arrebatamiento y si el cristiano no entiende que ya no es suficiente ser cristiano para ser salvo, tendrá un problema, porque la parte de “la iglesia que se queda” o “la iglesia dejada” en la tierra cuando el arrebatamiento, será  condenada al infierno.

            Mediante textos de prueba, típicamente tomados fuera del contexto literario y el trasfondo histórico de la Biblia, Ribas ha desarrollado una tabla de “Siete fórmulas de salvación” que abarcan las siete etapas de la iglesia. Estas son la “salvación por conciencia (corazón),” “por la sangre de animales,” “por la gracia de Jesucristo,” la “salvación tiempo postrero,” la “salvación de la Tribulación,” la “salvación del Milenio” y la “salvación final; eternidad.”[19] Da citas bíblicas para cada etapa para apoyar su interpretación, pero hay muchas citas más para la cuarta fórmula de la salvación, la de la Iglesia del Arrebatamiento en el tiempo postrero. De las doce alegadas citas que apoyan esta etapa, sólo dos son del libro de Apocalipsis (3:10-11 y 4:1-2), supuestamente el libro más importante para esta etapa. Las otras diez citas son de otros libros neotestamentarios.[20]

            Cabe preguntar: ¿por qué nada más que dos de las doce aparecen en Apocalipsis y el 83% de los textos en otros libros? ¿Será porque en ningún momento aparece la palabra arrebatamiento en ese libro? Ni siquiera las dos citas (Apo 4:1-2; 3:10-11) contienen esa palabra, aunque él usa en un dibujo que aparece en todos sus programas el comando “Sube acá” como si fuera su equivalente. Pero su interpretación no toma en cuenta el propósito especificado para Juan de subir al cielo. No era para salvarse, ni siquiera por la tribulación, sino para mostrarle al apóstol “las cosas que sucederán después” de las cartas de Jesús a las siete iglesias localizadas en los siete pueblos en Asia Menor (Apo 2–3).

            Además, ¿a quién se le manda a subir? Sólo a Juan, el apóstol, no a la iglesia o a un grupo de la iglesia. Y en la Biblia el nombre de Juan nunca es un símbolo de la iglesia.[21]  Ni siquiera aquí “en su arrebatamiento,” [22] pues sólo es Juan quien sube para encontrar una puerta de revelación, vista en un estado de éxtasis, para poder ver la grandeza del Dios soberano y reinante en el cielo y el Cordero de Dios, el único capaz de abrir los sellos del futuro (Apo 4 y 5). Allí existe la contradicción de Ribas en reclamar el libro de Apocalipsis como el que determina que quienes se salvan son sólo los de la Iglesia del Arrebatamiento. Nunca la Biblia da a una iglesia o una parte de ella ese nombre. Es un invento del hombre y no de Dios. Es un mecanismo extrabíblico para referirse a los seguidores de Ribas, pues se tiene que comulgar con él y sus conceptos de la santidad para escapar de la gran tribulación mediante el rapto. Cabe señalar otra vez, que el arrebatamiento nunca se enseña explícitamente en Apocalipsis. Decir que lo enseña es sólo una suposición, pues no aparece esa palabra en el capítulo 4:1, ni en el griego o el español. La primera voz que Juan oyó habló un lenguaje dirigido exclusivamente a él acerca de las próximas revelaciones del libro.[23]

            Además, las cartas neotestamentarias hacen claro que en vez de múltiples fórmulas de salvación, siempre ha habido un sólo plan de Dios, pues Abraham y sus descendientes, que eran santos antes de la vida de Cristo, se salvaron por su fe en Dios, esperando en el cumplimiento de la promesa de Jehová y en la de un Mesías venidero mientras el pueblo de Dios en el Nuevo Testamento se salva por la fe en el Mesías, el Hijo de Dios, que ya vino (Ro 4:1-25; Gá 2:15 al 3:29; He 9 y 10). Todos los santos de toda la historia han sido salvados por la gracia de Dios, nadie por las obras de la ley, ni siquiera por la ley de Moisés (Gá 2:16). Para apoyar esa doctrina, el apóstol Pablo cita el Antiguo Testamento muchas veces dando énfasis a la realidad de que nadie ha sido o será, declarado justo por cumplir la ley (Ro 3:20).[24] De esta manera, Pablo señala como falsa la segunda fórmula de Ribas que lleva por nombre “Salvación por la sangre de animales (sacrificio).” Parece que Ribas ha malentendido o descartado el mensaje de todo el libro de los Hebreos como revelación para dicha etapa.[25] Además, aun la teología del Antiguo Testamento hace claro que la fe, reflejada en las historias de Gedeón, Rahab, el milagro de cruzar el mar Rojo y los espías a Canaán, David y Goliat, Abraham, Isaías, Jeremías y las historias deuternómicas todas, siempre mencionan su fe dirigida a Dios mismo. Así que es fe en Jehová y no en las obras o las acciones personales de uno mismo. “No hay diferencia en el Nuevo Testamento. Allí también la fe es dirigida a Dios” y no a las obras del hombre.[26]

            Finalmente, cabe señalar que las especulaciones sobre las siete iglesias y los períodos de la historia del cristianismo tienen cierta semejanza a la escatología premilenialista dispensacional. Incluye una hermenéutica muy literal de Apocalipsis, un Anticristo personal que dirige un imperio romano revivido,[27] un gobierno para todo el mundo, las siete iglesias como predicción de la historia de la iglesia cristiana,[28] una Gran Tribulación de varios años y, después, un reino terrenal de Jesús por un milenio. Ribas comulga con el enfoque del dispensacionalismo que surgió en el siglo XIX y su interpretación de las siete iglesias, no como congregaciones particulares sino como símbolos de futuros períodos de la historia del cristianismo. Tal interpretación olvida el propósito original de la revelación a Juan, que era consolar a los hermanos pasando por una persecución sangrienta por su fe en Cristo.[29] No sólo eso, sino que también Ribas le asigna fechas a las siete iglesias, parecidas al dispensacionalismo de William Soto Santiago de los Jesús Sólo de la Carpa en Cayey.[30]

            Concluimos, pues, señalando los errores principales en el día de hoy del Ministerio de Momentos Proféticos: la mala interpretación de la Biblia con su excesivo ensalzamiento de Apocalipsis en su aplicación hoy, la inseguridad de la salvación que mete miedo a muchas personas por su propio destino final y sus supuestas siete fórmulas de la salvación, una por cada etapa de la historia cristiana.

            Finalmente, cabe preguntar: ¿cuáles son las doctrinas esenciales de la escatología bíblica? Un escritor destacó las enseñanzas esenciales para los tiempos finales como cuatro: la segunda venida de Jesucristo, la resurrección del cuerpo, el juicio eterno y el propósito final de un nuevo cielo y tierra. A la vez subrayó que cuando la escatología es presentada de forma sensacional en un contexto de la noticia diaria, “fácilmente puede apelar a los motivos y ambiciones” de un corazón malsano de la misma manera que predicciones sobre el futuro de uno, los horóscopos y la comunicación con los muertos apelan a los incrédulos.[31]  

            De forma más detallada el Artículo X sobre “Las Últimas Cosas” de la Confesión Bautista de Fe (1963 y 2000) estipula las doctrinas esenciales como sigue: “Dios, en su propio tiempo y en su propia manera, traerá el mundo a su fin apropiado. De acuerdo a su promesa, Jesucristo regresará a la tierra en gloria de manera personal y visible; los muertos resucitarán; y Cristo juzgará a todos los hombres en justicia. Los injustos serán consignados al infierno, el lugar del castigo eterno. Los justos en sus cuerpos resucitados y glorificados recibirán su recompensa y morarán para siempre en el Cielo con el Señor.”

 

 

(SD Momentos Proféticos).

 

[1] www.momprof.com

[2] Rubén Pérez Torres, “El culto a las criaturas: Un estudio de los cultos modernos más conocidos”  (Puerto Rico: Editorial MIREC, 2008), 158.

[3] www.momprof.com/concilio.php 3/24/2009.

[4] www.momprof.com/resenacc.php 3/24/2009.

[5] Pérez, 157-160.

[6] Pérez, 158-159.

[7] Ver “El año 2000 y el fin,” Las Doctrinas Sanas y las Sectas Malsanas III:83-94, esp 96; 185-186; 76-77; “La segunda venida y los errores según el Hijo del hombre,” I:120-124.

[8] Según Pérez, inicialmente declaró el 7 de Julio de 2007 a las 7:00 P.M. para el rapto de los cristianos (159-160).

[9] Compara la lista de las siete formas de salvación y el DVD que se ofrece a la venta.

[10] Pérez, 159.

[11] Ver “Preguntas y respuestas acerca de la Biblia,” DSySM, I:249-257.

[12] Pérez, 158.

[13] “Momentos Proféticos,” Canal 16, Cadena del Milagro, 09/21/09.

[14] Ver “¿Usas estas normas para interpretar la Biblia?” SDySM, I:35-39 y la revisión en Introducción a la fe cristiana, 36-43.

[15] Así lo describe en las primeras ediciones de Dios Habla Hoy (Versión Popular edición de 1979) en la introducción al libro de Apocalipsis.

[16] “El Año 2000 y el fin,” DSySM III:83-94; “La Segunda Venida y sus errores según el Hijo de Dios,” I:120-124; “¿Usas estas normas para interpretar la Biblia,” I:35-39. “Las sectas: ¿Cómo malinterpretan la Biblia”, IV:215-218; V:8-11, 12, 20-24.

[17]“Momentos Proféticos,” Cadena del Milagro, 22 de junio de 2009.

[18] “La vida eterna ¿incierta o segura,” DSySM I:75-80; “La vida para siempre ¿condicionada?” I:204-213; “¿Es la vida eterna para siempre?” VI:106-112.

[19] “Momentos Proféticos,” Cadena del Milagro, 23 de julio de 2009.

[20] Las otras citas son 1 Pe 1:3-11; Mt 7:21-28; 1 Cor 15:1-3; Fil 2:16; 2 Tes 1:6-10; Lu 13:23-28; 1 Jn 2:28; 3:1-3; 1 Pe 5:10; 1 Tes 5:23-24.

[21] A menos que uno adopte la interpretación católica de la palabra de Jesús en la cruz a Juan: “He aquí tu madre” (Jn 19:27).

[22] Newport, 160; George Eldon Ladd, A Commentary on the Revelation of John  (Grand Rapids: Eerdmans Publishing Co., 1972, 71-72. : Es una puerta de revelación vista en un estado de éxtasis  (71); El arrebatamiento no se enseña explícitamente; esa creencia es sóla una suposición, pues no hay ninguna referencia al rapto de la iglesia en 4:1; Se usa un lenguaje dirigido exclusivamente a Juan y su recepción de las revelaciones del libro (72).

[23] Ladd, 71-72.

[24] Hank Hanegraaff, Christianity in Crisis: 21st Century (Nashville: Thomas Nelson, 2009), 189-190.

[25] Ver “La gran superioridad de Cristo a la religión tradicional,” (partes 1, 2, 3) en La Sana Doctrina de 2010.

[26] Gerhard Von Rad, Old Testament Theology (London: Oliver and Boyd, 1965), 379-381

[27] Para Ribas es la Unión Europea.

[28] Ver John P. Newport, El León y el Cordero, 132-134. Ribas asigna fechas a las siete iglesias como épocas en la historia de la iglesia que son bastantes compatibles con la exposición dispensacional de Louis T. Talbot, An Exposition on the Book of Revelation (Grand Rapids: Eerdmans Publishing Co.,1937), 40.

[29]“Qué es la enseñanza principal del libro de Apocalipsis?” SDySM III:93-94.

[30] Ver “Dos Profetas del Movimiento de los ‘Jesús Solo,’” SDySM II:64-70. Los profetas de los Jesús sólo creen algo parecido, pero con una nomenclatura diferente.

[31] Andrew Jackson, “Forerunner Eschatology,” Christian Research Journal (Vol. 32:4, 2009), 28. Ver “Tu futuro ¿escrito en las estrellas?” DSySM I:258-266; “’No Pudieron;’ Un análisis de las predicciones astrológicas recientes de Nostradamus, Joseph Lando y Walter Mercado,” DSySM III:164, 173-178.

Sobre Nosotros

Bienvenido a nuestra página oficial. La Sana Doctrina es una revista informativa sobre las sectas y las doctrinas sanas de los Bautistas del Sur.

En Contacto

La Cumbre Calle Jefferson
#616 San Juan, PR 00926

t. 787-789-1040

e. dtmoore98@gmail.com

 

Multimedios

e. pastor.acuadrado@gmail.com

Suscribirse

© 1985 - 2020 La Sana Doctrina. Diseño web por el  Pastor Albert Cuadrado.